Opinión

Solidaridad de la gente y apatía del Estado sobre el caso de Omar Arcos

LA GLORIETA 

Por  La Glorieta La Glorieta

Elementos de la Sedena lesionaron al joven riginario de Culiacán, Omar Ulises Arcos Moreno, por confusión.(Especial)

Elementos de la Sedena lesionaron al joven riginario de Culiacán, Omar Ulises Arcos Moreno, por confusión. | Especial

Gritos de justicia. El caso que ha causado indignación, pero también solidaridad por parte de la sociedad, no del Estado, es el del joven originario de Culiacán, Omar Ulises Arcos Moreno, que el 27 de marzo fue baleado, por confusión, por personal de la Sedena en el desierto de Sonoyta, Sonora, cuando intentaba cruzar de ilegal a Estados Unidos, junto con un grupo de personas. En estos momentos se encuentra hospitalizado en una clínica de San Luis Río Colorado en aquella entidad, con una herida de bala que le entró por la espalda y le salió por el estómago, dañándole órganos vitales que requirieron intervención quirúrgica. Su estancia en el nosocomio ha generado gastos que se elevan cada día, impagables para su familia y, encima, tiene que soportar el hostigamiento de los militares que insisten en acusarlo de que fue él el que intentó agredirlos con un arma y pretenden llevarlo a la cárcel. Los familiares y amigos de Omar Ulises han inundado de mensajes con solicitudes de apoyo de los Gobiernos de Sonora y Sinaloa y, hasta la fecha, no ha habido acercamiento. Solamente la Comisión Nacional de Derechos Humanos anunció, hace días, que intervendrá, pero hasta ahí. Por eso, hoy a las 10:00 horas se apersonarán en el Palacio de Gobierno para intentar que el gobernador Quirino Ordaz Coppel los atienda. Pretenden gritar tan fuerte, que también el presidente Andrés Manuel López Obrador oiga sus súplicas de justicia, tan escasa en este país.

Leer más: Farsa de senadores del PRI, PAN y PRD

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

¿Paz laboral? Que hay un desplome en las demandas laborales por despidos injustificados y bajas salariales, por lo que se puede considerar que en Sinaloa hay paz laboral, opinó el presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje, José Norberto López Corrales, quien declaró que esta tranquilidad se da a pesar de las pérdidas de empleo durante los últimos meses, debido que siempre se ha buscado privilegiar el diálogo y el entendimiento entre la parte patronal y el trabajador. Quizá sea así, en realidad, pero no hay que dejar de lado que, en los pleitos laborales, en los que, precisamente el patrón le apuesta al desistimiento del demandante con periodos del juicio en turno extremadamente prolongados, ya ni se diga desgastante.

Presiones. Es un secreto a voces que en cada proceso electoral, en algunas dependencias gubernamentales de los tres niveles, “inviten” a los empleados a apoyar a tal o cual candidata o candidato. No solo desde la campaña, sino con el voto, el día de las elecciones. Esto, aparentemente, también pasa en las instituciones de educación superior. En el Ayuntamiento de Culiacán ha corrido la especie de que jefes de departamento y directivos están hostigando a los empleados a votar por quien aspira a ocupar la alcaldía. El líder del Stasac, Julio Duarte Apan, aseguró que él no presiona para que los sindicalizados apoyen a alguien en especial, pero reconoce que algunos empleados le han reportado que los han cambiado de adscripción por no apoyar a Jesús Estrada Ferreiro, candidato de Morena a este puesto de elección popular. De hecho, dijo que ya han despedido a tres. En los pasillos del Ayuntamiento también se escucha que se está utilizando la maquinaria del municipio y, obviamente, a los trabajadores para realizar servicios públicos, de manera previa, en los lugares adonde acude Estrada Ferreiro a efectuar actos de proselitismo.

Leer más: Regresaron el toro a los corrales

Sustituciones. Luego de las renuncias de algunos candidatos a los diversos puestos de elección popular que están en juego en el actual proceso electoral, el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa aprobó los nombres de quienes los sustituirán. Son los casos del Partido Verde Ecologista de México y del Partido Revolucionario Institucional. El PVEM logró sustituir cuatro candidaturas: dos por diputaciones, una por alcaldía y una por regiduría. Por su parte, el tricolor ya tiene sustituto en el caso de la presidencia municipal de San Ignacio: entra Ignacio Páez Sandoval en el lugar de Luis Fernando Sandoval Morales y, en el caso de Concordia, donde desistió Acela Esmeralda Zataráin, el PRI todavía sigue revisando perfiles.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo