Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La Jornada presiona, La Razón cede y Pablo Hiriart se va

Imposible regatearle al menos tres virtudes al diario La Razón: su capacidad para generar notas, la calidad de sus plumas y su endiablada inteligencia editorial, en buena medida extensión de la inteligencia periodística del director Pablo Hiriart, quien ayer dejó de serlo.

Hace unos días conocimos que directivos de La Jornada protestaron ante el dueño de La Razón, Ramiro Garza Cantú, por unos textos de Fernando Escalante, articulista esencial del diario. Como Garza Cantú se habría comprometido a que eso no volvería a ocurrir, Escalante renunció.

"Cuando La Jornada se lanza a defender abiertamente al gobierno de Nicolás Maduro y a sus adláteres, creo que los articulistas de La Razón tenían derecho a decir que eso estaba mal", me dijo Hiriart ayer. "Si la directora de La Jornada, o sus allegados, se quejan y ya no es posible seguir tocando el tema, y hay consecuencias, como la salida de Fernando, el director tiene que empacar sus cosas".

Impecable argumentación. Muy útil para estos tiempos de presiones inverosímiles, de claudicaciones editoriales.

"Como director puedes discutir con los articulistas, pero a fin de cuentas ellos son dueños de sus espacios, de su palabra" añadió Hiriart. "Y la función del director del diario es tutelarlos ante todo tipo de presiones. Cuando ya no es posible defender lo que en buena conciencia, y con calidad, escriben es momento de irse".

--Lamentable, Pablo.

--Para mí es una pésima noticia, me voy muy triste, pero no podía hacer más que solidarizarme con articulistas del periódico que fueron objeto de presiones desde fuera del diario porque criticaban a La Jornada.

[email protected]