Opinión

'La Locha', otro de los símbolos de Culiacán, ni suda ni se abochorna

HISTORIAS Y AVENTURAS
Avatar del

Por: Rosario Oropeza

Es interesante la vida de los políticos, sobre todo cuando buscan hacer el bien común y no solo pretenden el beneficio personal.

Otro de los monumentos emblemáticos de la ciudad capital de Sinaloa es el de "La Locha", ubicado a medio busto en medio de una fuente, en el centro del parque Revolución, recientemente remodelado, y rehabilitada su área de basquetbol llamada hoy deportivo Juan S. Millán.

"La Locha" es una escultura construida en la inspiración del yucateco Rolando Arjona Amabilis, en la administración de Amado Estrada Rodríguez como alcalde Culiacán a principio de la década de los 60.

Es la figura de una mujer semidesnuda que siempre está siendo bañada por una llamativa fuente de agua y de cuya mano derecha brota un chorro del vital elemento y cuyo nombre representa la fertilidad de la tierra.

En Venezuela, "La Locha" significó hace algunos años un alivio a los comerciantes, pues cuando el bolívar se devaluó requerían de moneda fraccionaria para poder dar el cambio a los clientes que consumían sus mercancías, y se acuñó "La Locha", un equivalente a 12 céntimos que se comparaba a un igual de 12 centavos y medio.

Cuenta la historia que los más felices de la época eran los niños, pues sus padres les obsequiaban una "Locha" y con ella compraban un 'titipuchal' de chucherías.

En otros países de Sudamérica se le denomina "lochas" a una variedad de peces de río que sirven de adorno en los acuarios, de ahí, pues, que pudiera derivar el calificativo a nuestra representante de la fertilidad de la Tierra.

Sin embargo, "La Locha" de Culiacán ni suda ni se abochorna con estos calorones de verano 'culichi', pues ella siempre se está bañando, como dice la canción de "La Luna y El toro".