Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La República tiene prisa

El pastor de la legislatura priista en el Congreso local, Édgar Romo, denunció bravamente que "hay voracidad. Hay voracidad de parte de muchos avorazados que quieren que ya empiecen las campañas electorales. Les diría no a la voracidad, que no coman ansias".

Hay que aplaudir la integridad del priista, parecería que demostrada al señalar la indebida anticipación electoral de sus correligionarios tricolores, hombres y mujeres, ya desatados avorazadamente en campaña electoral para el 2015.

Por supuesto que, a la cabeza de todos ellos va el bailador delfín Federico Vargas, seguido por Juana Aurora Cavazos y Cristina Díaz y Poncho Guajardo y Jaime Rodríguez, Ivonne Álvarez y los que se agreguen entre la elaboración de este artículo y su publicación.

A la denuncia de avorazamiento electoral se sumaron otros pastores legislativos, el panista Alfredo Rodríguez, el panalista Juan Antonio Rodríguez y hasta el ex panista Luis David Ortiz.

"Ellos están comiendo ansias", afirmó el Diputado albiazul sobre el tema: "Están tratando de presionar en algo que vamos en tiempo y forma".

Los avorazados panistas llevan a la cabeza a Margarita Arellanes, que justo ayer, y en el colmo de la voracidad política, declaró que Nuevo León ya está listo para una mujer de gobernadora. La siguen los panistas Felipe de Jesús Cantú y el celebérrimo Mauricio Fernández, más los apuntados de aquí a mañana.

Los otros pastores de acompañamiento de la majada principal, la colorada pintada de azul, más bien parecen estar negociando sus apoyos con los dueños de las pelotas, que son el tricolor y el blanquiazul, más cercanos que nunca. Aunque nunca fueron realmente lejanos.

Pero, ¡oh desilusión! Ni Romo, ni los tocayos Rodríguez, ni Ortiz Salinas se referían a los aspirantes anticipados ya en campaña del PRI y del PAN, no. Hablaron así para descalificar los cuestionamientos de Vía Ciudadana por la morosidad legislativa para regular las candidaturas independientes.

Fueron más allá los muy cínicos. En lugar de exigir una supervisión más estricta de las actividades electorales anticipadas de los aspirantes del PRI y del PAN y hasta, con la autoridad del Congreso, formar una comisión que los vigile (a priistas y a panistas), los falsamente bravos pastores de los pastantes y enflojerados diputados, se lanzaron a la yugular de Miguel Treviño.

Todo porque, durante una exposición ante alumnos del CEU y a pregunta expresa, Treviño externó su interés por contender por la gubernatura, deseo que sólo será posible si la ley que regulará las candidaturas independientes y su reglamento es aprobada y promulgada, lo que tendrá que suceder tarde o temprano.

Pero entre más tarde vigoricen la ley los débiles Diputados, más tarde empezarán los candidatos independientes su trabajo hacia la elección del 2015, si es que libra el tiempo para el 2015.

De allí el aprovechado interés de los partidos importantes, el PRI y el PAN, en demorar lo más posible la aprobación y la promulgación de la ley y su reglamento.

Como Carlos Slim, los prianistas no quieren competencia, aunque, como Carlos Slim, aseguran que el mercado no da para más ni para menos y que ellos quieren sacrificarse y evitar que se sacrifiquen otros, en este caso los de Vía Ciudadana, y que los saquen del mercado que ambos grupos han saqueado por un siglo. Porque priistas y panistas no empezaron con Calles y Gómez Morín, empezaron con Santa Anna y don Porfirio.

Que Miguel Treviño viola la ley por hablar de sus aspiraciones para ser candidato independiente, dicen los pastores legislativos de todos los colores. Quizás sí, pero quizás no, porque precisamente la pereza avorazada de los Diputados en ejercicio no ha permitido que haya en Nuevo León una ley para candidatos independientes en vigor, que ellos mantienen secuestrada.

Son priistas y panistas, pues, reos de su propia torpeza y avorazamiento. Que paguen las consecuencias: que dejen seguir la ley y se hagan a un lado. La República no tiene tiempo que perder, los arrollará si estorban.

[email protected]