Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La UAS y el 'ranking' mundial de universidades

POLITEIA

A principios de esta semana se dio a conocer el ranking mundial de universidades. Este, como todas las clasificaciones, es motivo de polémica, como lo son, por ejemplo, los estudios realizados por el World Economic Forum o el Instituto Mexicano de Competitividad al analizar el comportamiento y la calidad de las entidades federativas. Hay en todos ellos una enorme carga subjetiva, no pocas veces se advierten los dados cargados, y es justamente eso lo que hace que su publicación provoque las más encendidas discusiones.

Este año no será la excepción. Si echamos un vistazo a la clasificación de las universidades latinoamericanas, el QS World University Rankings coloca por primera vez en primer lugar a la Universidad Católica de Chile, entre un total de 400 instituciones de educación superior de la región. Supera a algunas casas de estudios brasileñas que han encabezado la tabla en los últimos años, como la Universidad de Sao Paulo, que junto a otras cuatro instituciones de ese país, están entre las primeras 10 de mayor calidad.

Por lo que respecta a México, los datos, creo, no son muy buenos. La UNAM aparece este año en el número 8 de la tabla (cae dos posiciones respecto del índice 2013), superada por el Tecnológico de Monterrey, que ocupa la séptima posición. Es cierto que tiene casi medio centenar de universidades en el ranking (47), pero desconsuela ver la ubicación precisa de varias de ellas, lo que da cuenta de la urgencia de cambios profundos en nuestras instituciones de educación superior para ser realmente competitivas y lograr una inserción exitosa en la sociedad del conocimiento.

Una ojeada al ranking, que se elabora a partir de la consideración de calidad de los artículos científicos y de investigación de sus académicos, el impacto de su página web y la relación positiva entre estudiante y facultad, da cuenta de que en esta carrera por la calidad educativa parecen tomar la delantera –o al menos consiguen no quedarse rezagadas en un modelo de dos o más velocidades, o con primera y segunda división--, instituciones como el Instituto Politécnico Nacional, que aparece en el lugar 26 y la Universidad Iberoamericana en el puesto 28.

Luego siguen: Universidad Autónoma Metropolitana (35); Instituto Tecnológico Autónomo de México (36); Universidad de Guadalajara (59); Universidad Autónoma de Nuevo León (64); Universidad Autónoma del Estado de México (68); Universidad Autónoma de Puebla (70); Universidad Anáhuac (95); Autónoma de San Luis Potosí (98); Panamericana (99), y de Guanajuato (100).

Más abajo están: Universidad de Monterrey (109); Colegio de México (112), y así… Por fin, allá en el rango del 200 al 250, está la Universidad Autónoma de Sinaloa. Lejos, muy lejos, de los parámetros de calidad que mide este índice. Pero más allá del acuerdo o desacuerdo, sí creo que debe llamarnos a todos, a autoridades, académicos, estudiantes, organizaciones de la sociedad civil, sectores productivos, a la reflexión sobre qué tan bien está cumpliendo la universidad con su compromiso y responsabilidad social.

Habría que pensar en serio, por ejemplo, si la UAS debe seguir manejando un pesado sistema de bachillerato o dedicarse a fortalecer carreras profesionales y posgrados para ganar presencia y competitividad frente a otras ofertas que buscan responder a los profundos cambios que experimenta nuestra vida social.

Por supuesto, este es sólo uno de los muchos temas que deben discutirse en serio.