Opinión

La administración en el mundo pandémico

Por  Manuel Ángel Rodríguez Edeza

Presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump(Foto: Reforma)

Presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump | Foto: Reforma

Quienes estudiamos administración, política o economía, sabemos que la administración, con o sin adjetivos, ha sido un referente.

La administración pública del Estado y la administración privada de los empresarios. Pero no sólo ahí, sino la economía del mercado o la economía del Estado. Más mercado y menos estado o más Estado o menos mercado, dicen por ahí.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Y la política los ha dividido o juntado.

Un Estado más social procurará menos mercado privado y, al revés, un Estado más empresarial procurará menos Estado. Y esa lucha ha sucedido a lo largo de los años. De tal suerte que la administración ha tenido que dividirse, y lo digo literal, en “pública” y “privada”.

Pero no solo es esa razón, ciertamente un Estado, por más social que sea, ocupa mercado, incluso aunque no ocupe empresarios, y un Estado más capitalista ocupa instituciones gubernamentales. Irónicamente, el Estado neoliberal mostró esta realidad simbiótica de Estado y mercado, porque la globalización y la interrelación económica requirió de productos, pero también de acuerdos entre naciones. Y en países, donde el mercado se había sobrepasado, tuvo que entrar el Estado a regularlo, y donde el Estado se había extralimitado, el mercado tuvo que volverlo a la realidad.

Dr. Manuel Ángel Rodríguez Edeza. Foto: Cortesía

Por ejemplo, hoy tenemos un tratado que se ha renegociado, con un Estado norteamericano que está defendiendo su mercado, y un mercado mexicano que quiere regular su Estado. Y, curiosamente, hoy tenemos un presidente que no se niega antineoliberal.

En política se dice que el pueblo y el Gobierno deben gobernar juntos, en una gobernanza, yo pregunto, ¿debería haber una gobernanza administrativa?

Es difícil ya regresar a la aldea y, aún en tiempos de coronavirus, la globalización política y económica seguirá funcionando. Los Gobiernos deben comprender que no es sano una división Gobierno y empresarios, menos un conflicto. El Estado somos todos. Y esta pandemia lo dejó más en claro. La crisis en las empresas genera, a su vez, una crisis para el Estado. Una pandemia económica.

¿Quiénes sobrevivirán? ¿Hacia dónde caminará el mundo? Quién iba a pensar que los cubrebocas, máscaras y los geles antibacteriales serían un buen negocio. Cuando digo en el título “en un mundo pandémico”, no me refiero a la situación actual como referente, sino a la situación ya de aquí en adelante. Imaginemos un mundo pandémico, qué tipo de empresas y de administración ocuparemos, pública y privada, estaremos haciendo home office, ecommerce y los ciudadanos seremos no solo electrónicos, sino on lines. Como dije arriba, no regresaremos a la aldea, la aldea es ya global, señala McLuhan, pero seguramente viviremos más en nuestras casas, y los negocios serán más ad hoc.

Tal vez tendremos que olvidar las grandes naves, los grandes procesos y la masificación laboral. No es casualidad que Amazon, Apple y ahora SpaceX sean los negocios más lucrativos. Imaginemos incluso negocios interespaciales, tenemos ya a SpaceX, por cierto. Que, sin lugar a dudas, ocupará el primer lugar en los próximos decenios.

Ciertamente, puede suceder también lo contrario, que literalmente regresemos a la aldea, tiremos el internet, las computadoras y, en lugar de ir a buscarlos, esperemos a que ellos nos encuentren.

¿Qué papel deberá jugar el Estado en esta nueva realidad y cuál los empresarios? ¿Cuáles empresas sobrevivirán y qué Estados o tipos de Estado? Es la tarea.
Dr. Manuel Ángel Rodríguez Edeza.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo