Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La barbarie que va cre-siendo

COMALLI

La interacción de las personas es primordialmente ética, en este sentido, la responsabilidad de los hechos humanos adquieren dirección y significado. Así, las personas cre-sen (de cre-ser) acorde a lo que ven y creen conocer del otro. Las sociedades se construyen en la interacción de los sujetos y reflejan la personalidad de cada colectivo, de cada uno y cada otro. Basta con salir a la calle para percatarnos que la barbarie va cre-siendo, apoderándose de nuestro eros, de nuestra fuerza interior. Al transitar de un lado a otro podemos observar la violencia y la brutalidad, el desprecio y el odio, la envidia y el egoísmo. La barbarie nos va convirtiendo en ciegos. No somos capaces ni de ver nuestro interior, y en consecuencia, ni de percibir las súplicas que brotan de los ojos del Otro. Aunque cueste comprenderlo, con todo y el conocimiento, la comunicación y el «progreso», la barbarie nos está carcomiendo interiormente. Nos creemos civilizados, pero no es así. Édgar Morín dice lo siguiente: "Nuestras vidas están degradadas y contaminadas por el nivel lamentable, y a menudo calamitoso, de las relaciones entre individuos, sexos, clases y pueblos… La incomprensión de lo lejano y también de lo próximo es general… Las relaciones humanas se desmigajan en el anonimato de las grandes ciudades… Los automovilistas se insultan mutuamente. Por cualquier motivo, se llaman «imbécil», «ca...», «hijo de...» ... Las urgencias del día a día nos hacen perder la noción del tiempo y de la vida, y socavan nuestras relaciones con los demás e, incluso, con nosotros mismos". Ya lo propusimos en otra ocasión, la globalización va en decadencia y ha surgido un nuevo momento axial de la historia, el redescubrimiento del ser (Being) como una acusación al corazón humano. Si estamos de acuerdo que el Being significa la fuerza interior que atrae al hombre hacia la verdad, el bien y la belleza, entonces, la transformación de la vida es el camino, la conquista deliberada y significativa del arte de convivir.

[email protected]