Opinión

La carambola en el billar, un lujo

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

El  apasionante mundo del billar y la carambola. En la semana anterior se efectuó en The Rosca City, el Torneo Estatal de Carambola de la Liga Sinaloense de Billar. Acá fue la quinta parada del evento. Y ahí, José Miguel León disputó la gran final ante José “Chacho” Félix, un agarrón entre dos jugadores de casa. JM León se llevó la corona de campeón. Dicen que el león no es como lo pintan… y mira que no es así. El juego del billar es fantasioso y fantástico. Carambolas de tres bandas es espectacular. Darle vuelta a la mesa y estudiar cada tiro tiene en predicamento al rival y a los mirones. Cuentan que cinco jugadores de casa terminaron entre los 12 mejores de la última parada. Hay prospectos o jugadores de lujo.

Y ello me remontó a los años 60 y 70, en aquel lugar propicio y de reunión en casa, como era el billar El Cristal. Se encontraba por la avenida Escobedo, ahí donde ahora está una casa comercial con productos de importación chinos.

Colofón. Y a propósito de purfos, ñakis, vitrulis, -traducción- “Yo ya no te entiendo, por eso dejo de atenderte” ¡Ai’ si! El mejor jugador que existía en aquellos años era Leonardo “Chananayo” Leyva. Era el rival a vencer, era el máximo exponente para la carambola de tres bandas. Otros como Armando López Ibarra, “Chino” Uriarte, y “El Chino” Rata, buscaban hacerle sombra, pero no pasó a mayores. ¡La carambola en el billar es un lujo, lujurioso!