Opinión

La cloaca panista

Por  Fernando Zepeda

La cloaca panista. Su actitud lo confirma. No deja lugar a dudas. Y sin duda, hunde al verdadero panismo que ha luchado desde hace muchos años en Sinaloa por permanecer como una opción política autentica. El todavía presidente del PAN en Sinaloa, Sebastián Zamudio, se autoliquidó con 357 mil pesos. Leyó usted  bien. Pero también el secretario Loar López no se quedó atrás, y se autoliquidó con 270 mil pesos. De ese tamaño es lo “chiquito” que siempre fueron Zamudio y López. De ese tamaño resultaron de limitados ambos personajes que forman parte del grupo político panista que en el estado encabeza  Adolfo Rojo. Y todavía intentaban perpetuarse en la dirigencia panista. Como si en verdad hubieran sido los defensores de la auténtica doctrina que le dio al PAN el reconocimiento de miles de sinaloenses. Vergüenza debe sentir el tres veces alcalde de Mazatlán, Alejandro Higuera, de haber apoyado en la elección interna las aspiraciones de Adolfo Rojo. Más cuando él personalmente sabe que el exsecretario del Comité Estatal panista Loar López lo traicionó aún siendo alcalde. Loar fue secretario particular de Higuera. Y lo dejó para irse con Carlos Felton (enemigo político de Higuera). Esa acción fue calificaba por el propio Higuera en su momento como una traición. La autoliquidación de esos dos personajes panistas, prueba la descomposición en la que ha caído el PAN en Sinaloa. Desde aquella elección del 2010 cuando entregaron la franquicia a Mario López Valdez para hacerlo gobernador. En el sexenio malovista fue evidente la entrega de la dirigencia panista. Y sus “líderes”, más que entregados al gobernador. Y eso fue solamente el principio. Hoy el nuevo dirigente, Juan Carlos Estrada Vega, asume el cargo con un handicap en contra. Por el alto grado de descomposición del PAN sinaloense. Viene a su evento el líder nacional del PAN, Marko Cortés. Seguramente ya enterado de lo que sucede en el estado con su partido.

Improductivos y limitados. Los diputados de Morena corren el riesgo de volver a quedar en ridículo. Y con su líder, Graciela Domínguez, a la cabeza. Los coordinadores de las bancadas del PRI y del PAN, Sergio Jacobo Gutiérrez y Jorge Villalobos respectivamente, aseguraron que la improductividad del Congreso del Estado “tiene nombres y apellidos”. Apenas la tercera parte de las 852 propuestas apenas han resuelto la tercera parte. Y la mayoría de los decretos han sido para autorizar pensiones. Así de mal anda la mayoría morenista en el Congreso. Y por si fuera poco, de acuerdo con el diputado Sergio Jacobo Gutiérrez, están a punto de incurrir nuevamente en el ridículo al asegurar que el gobernador Quirino Ordaz Coppel ya debe de ordenar los decretos de las cuentas públicas, “porque concluyó el termino de ley”. Sergio Jacobo les explicó con bolitas y palitos que estaban equivocados. Aun así están insistiendo. Ayer, el gobernador tocó levemente el tema. Para no entrar en controversia con los diputados de Morena se limitó a señalar que de acuerdo con la ley, aún está dentro del plazo para la publicación que piden los legisladores. Lo dicho. Los diputados de Morena cuando no tienen con quién pelear. Buscan a quien echarle sus frustraciones. El gen los traiciona. Pareciera que siguen sin ocuparse de la preparación que deberían de tener como diputados. Y que siguen pensando como oposición.

Una mazatleca en el CEN del PRI. Paloma Sánchez fue nombrada ayer como secretaria de Comunicación del PRI nacional. Su nombramiento fue anunciado por el propio presidente del PRI nacional, Alejandro Moreno. Paloma tiene como experiencia el haber laborado en la Presidencia de la República, primero en la administración del panista Felipe Calderón y posteriormente del priista Enrique Peña Nieto. Siempre en comunicación social. Buena experiencia, pero lo más destacado es su profesionalismo. Una buena elección. ¡Felicidades!