Opinión

La contaminación, conflicto que persiste

Por  Opinión Los Mochis

Cada fin de semana la ribera del río Fuerte se convierte en basurero.(Jorge Cota/ EL DEBATE)

Cada fin de semana la ribera del río Fuerte se convierte en basurero. | Jorge Cota/ EL DEBATE

Cada año se producen 500 mil millones de bolsas de plástico en el mundo, y cada minuto, consumidores de líquidos adquieren un millón de botellas de plástico en todos los rincones de la Tierra. Son cifras escalofriantes que da la Organización de las Naciones Unidas (ONU) si se toma en consideración que muchos de estos plásticos van a dar a los océanos, para ser exactos 8 millones de toneladas cada año.

¿Cuántas especies marinas no han muerto a causa de la contaminación de su hábitat? Hace días fue hallada una ballena que dio su último aliento en cuestión de horas. La razón: traía en su interior 8 kilos de plástico que le impedían alimentarse y moverse. Así que de poco sirven celebraciones como el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) o el Día Mundial de los Océanos (8 de junio) cuando la misma sociedad lacera el mundo que la rodea, como en la ribera del río Fuerte a la altura de San Miguel, a donde van familias de paseo y a quienes vecinos han visto cómo arrojan la basura a las aguas o la dejan tirada en la ribera.

¿Qué se puede hacer ante esto? ¿Cómo crear conciencia para que así como llevan sus alimentos en plásticos regresen con ellos a sus casas? Además han encontrado desechables de unicel, latas de aluminio, llantas y hasta animales muertos.

¿Ese es el mundo que se le quiere dejar a las próximas generaciones? Mejor dicho: ¿Ese es un mundo para heredarse?