Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La crisis sigue

Por: Jorge Luis Lozano

Escuinapa y Rosario cumplen mañana un mes de haber recibido el embate del huracán Willa. Después de 30 días, más de 30 mil personas siguen padeciendo los daños que les provocó el fenómeno: casas debilitadas, sin mobiliario doméstico y ropa que les donaron. Del gobierno estatal han recibido alimentos, cobijas y colchonetas, algunos. De ahí en fuera, los días han sido de espera. Los recursos emergentes del Fondo para Desastres Naturales que les permitirían recuperar en alguna medida el bienestar que antes tenían, no fluyen. El cambio de gobierno ha entorpecido el proceso para la liberación de recursos, y lo más probable es que las revisiones administrativas que se realizan con el inicio del nuevo gobierno lo posterguen más.

Los llamados que ha hecho el Senado para que acelere la entrega de los apoyos emergentes han tenido muy poco resultado. La visita del senador Rubén Rocha Moya dejó a los productores agropecuario más confundidos, pues su explicación sobre procesos, tiempos y formas para gestionar los recursos del Fonden generó más dudas y zozobras que la certidumbre de un apoyo del gobierno para salir de la crisis.

La situación en Nayarit es aún peor. Las comunidades rurales de Acaponeta y Tecuala carecen aún del suministro de agua potable, y algunos tienen que esperar varios días para que se les abastezca del vital líquido a través de pipas.

La situación es desesperación. Hablar de otros apoyos es inimaginable en esas condiciones en las que se clama, al menos, por agua potable.

El gobernador de esa entidad, Antonio Echevarría García, ha respondido a las presiones de la ciudadanía acusando una coacción por parte del gobierno federal por no haber apoyado al “candidato oficial” en el anterior proceso electoral.

La situación de emergencia no se ha resuelto del todo. 

En esta nota: