Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La desesperación venció

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

La desesperación es la anarquía de la esperanza", frase célebre de Brooks Von Wich la cual quedó demostrada ayer con los productores de frijol quienes aceptaron un menor pago por su cosecha. La desesperación no es buena consejera y con tal de no perder optaron por vender a como diera lugar.

Como siempre, como todos los años la historia se repite una y otra vez, pero no sólo con los frijoleros sino con todos los productores que a diario ven como su trabajo es mal valorado y las ganancias no terminan nunca de llegar.

Los menos beneficiados son los que hacen su mayor esfuerzo diario, que le invierten y están al pendiente de que su producto llegue a los mercados nacionales se incluso internacionales, pero sobre todo ruegan que el precio sea el idóneo para de perdida recuperar una parte de lo que han invertido en la temporada.

Lo que desde un principio comenzó mal, terminó tal cual y los productores no tuvieron otra opción más que doblar las manos y garantizar que la cosecha no se pierda, porque bien dice el dicho "más vale pájaro en mano que ciento volando".

Aquí los únicos beneficiados son los grandes , los que mueven el peso, los coyotes, los intermediarios, esos a los que no les cuesta producir pero que son sumamente inteligentes para enredar y aprovecharse de las situaciones.

El productor en cualquiera de sus rubros ya no está en condiciones de estar aguantando una tras otra, tiene que tomar cartas en el asunto y ver la manera de zafarse y por fin exigir a las autoridades cómo deben hacerse las cosas, porque ni siquiera el precio puede ser decidido en común acuerdo donde las partes se beneficien. Los programas no son malos pero las ejecuciones de éstos dejan mucho que desear.