Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La desigualdad

JAQUE MATE

Lo que importa en los países ricos no es tu ingreso y nivel de vida sino cómo te comparas con otros en la misma sociedad.

Richard G. Wilkinson y Kate Pickett

PARÍS. Cuando el histórico Grand Hotel de París junto a la Opera fue inaugurado en 1862 asombró a los parisienses no sólo por su magnitud, sino por su lujo. El enorme edificio no sólo tenía 800 habitaciones sino además 70 baños para sus acaudalados clientes, casi uno por cada 10 cuartos.

Sólo cuando vemos cómo vivían los ricos en el pasado nos damos cuenta de lo mucho que ha avanzado el nivel de bienestar promedio. Ningún hotel de medio pelo se atrevería hoy a ofrecer en París un cuarto de hotel sin su propio baño.

El tema viene a cuento porque la desigualdad se ha convertido en un tema de intensa discusión. El Foro Económico Mundial, que se reúne a partir de hoy en Davos, ha señalado en su Informe Global de Riesgos la "severa disparidad de ingresos" como uno de los 10 principales riesgos a los que se enfrenta el planeta. En una entrevista para el Financial Times Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, advertía ayer a los "dirigentes empresariales y políticos" que se reunirán en Davos que la desigualdad "no es una receta para la estabilidad y la sustentabilidad". Oxfam, una organización caritativa católica, advierte que la riqueza de 1.7 billones de dólares de las 85 personas más ricas del planeta es igual al patrimonio de la mitad más pobre de la población. El presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha señalado que su prioridad en 2014 será combatir la desigualdad.

¿Es el mundo cada vez más desigual? Quizá desde cierto punto de vista, aunque no de otro. Las desigualdades dentro de cada país están creciendo. Estados Unidos y los países de Europa registran índices cada vez mayores de desigualdad. China es también hoy un país mucho más desigual que en los tiempos de Mao. Sin embargo, en un comparativo internacional, China y la India han recuperado terreno frente a los países ricos por lo que hay un mejor reparto de la riqueza a nivel global.

Muchas de las políticas gubernamentales para reducir la desigualdad, curiosamente, suelen tener consecuencias negativas para los más pobres. Los aumentos de salarios mínimos o la creación de nuevas prestaciones sociales ayudan a un sector medio o medio-bajo de los trabajadores, pero encarecen la creación de empleos y elevan el desempleo para quienes tienen menos preparación. Empobrecen así a los más pobres y profundizan las diferencias sociales.

Supongo que combatir la desigualdad es un objetivo loable. El influyente libro de Richard Wilkinson y Kate Pickett The Spirit Level (Desigualdad) sostiene que a las sociedades les va "casi siempre" mejor cuando tienen menores niveles de desigualdad. La disparidad de ingresos puede generar conflictos sociales incluso en comunidades con un elevado nivel de vida. La envidia es un impulso muy poderoso y el ser humano no se compara con algún pobre de un continente lejano sino con el vecino.

El sistema de libre mercado ha sido muy eficaz para generar riqueza. El nivel de vida del francés promedio es hoy muy superior al de los ricos que frecuentaban el Grand Hotel en 1862. Su país ha vivido una enorme expansión económica gracias al sistema capitalista. China tiene también hoy un nivel de vida mucho más elevado que el de fines del experimento maoísta en la década de 1970 aun cuando su desigualdad sea también muy superior.

Para algunos es mejor reducir la desigualdad aunque ello limite la capacidad de crecimiento y genere pobreza. Para otros el verdadero enemigo es la pobreza y hay que combatirla aunque esto produzca desigualdad. El tema se discutirá estos días en Davos.

CRYSTAL AWARDS

El Foro Económico Mundial entregará hoy sus Crystal Awards para artistas que han hecho aportaciones importantes al bienestar del mundo. Entre los homenajeados están el actor estadounidense Matt Damon, por su esfuerzo en water.org, el tenor peruano Juan Diego Flórez y el director de orquesta franco-estadounidense Lorin Maazel.

Twitter: @sergiosarmient4