Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La disputa por el Senado

No se puede ocultar que los contendientes y sus colaboradores están cuidando mucho esta elección, sobre todo porque tienen la mirada fija en el 2021.

Por: Aarón Sánchez

En Sinaloa, la disputa por las posiciones en el Senado de la República es, al mismo tiempo, una contienda adelantada por la próxima gubernatura estatal. Esta elección acaparará todas las miradas. No se puede ocultar que los contendientes y sus colaboradores están cuidando mucho esta elección, sobre todo porque tienen la mirada fija en el 2021. La competencia será intensa.

Los partidos PRI, Verde y Nueva Alianza, tienen como candidatos a Mario Zamora y Rosa Elena Millán. Por su parte, el PAN, PRD, MC y PAS, van con Héctor Melesio Cuen y Sylvia Treviño. En tanto Morena, PES y PT tienen como abanderados a Rubén Rocha Moya e Imelda Castro. También Manuel Clouthier va como candidato independiente al Senado.

Tenemos entonces que Zamora, Cuen, Rocha y Clouthier, muy probablemente serán candidatos a gobernador en el 2021. Para las aspiraciones de los cuatro, la elección de este 2018 resulta crucial. Se juegan el presente, pero también el futuro. Entonces vale visualizar cómo está el escenario electoral para ellos en este momento.

A nivel local son pocos los sondeos electorales. Pero, la empresa Massive Caller, además de hacer encuestas nacionales, también lo hace en cada uno de los estados. Los datos son interesantes. En la página massivecaller.com se presenta cuál es la intención de voto para los candidatos al Senado.

En el caso de Sinaloa, la encuesta más reciente es de este 15 de marzo. Para la fórmula Morena-PES-PT, la intención de voto es 24.43 %. Para la fórmula PRI-PV-Panal, es de 19.11 %. En el caso de la fórmula PAN-PRD-MC, es de 17.97 %. Para la candidatura independiente es de 17.02 %. Un 20.25 % aún no ha decidido su voto. Solo el 1.24 % votaría por otros candidatos.

Estas cifras convocan a la reflexión. Sobre todo si consideramos que en el 2012, el entonces candidato a gobernador por el PRI ganó con 41.75 % de la votación, y el candidato de Morena apenas obtuvo 3.89 %. Sorprende la fuerte caída que hoy se observa en las candidaturas avaladas por el PRI, y el notable crecimiento de Morena y en la candidatura independiente.

Pero existe una diferencia entre ellos. El PRI tiene una estructura electoral de tres mil comités seccionales en toda la geografía sinaloense. Ésta resulta fundamental al momento de movilizar el voto. Es tan vital dicha estructura, que en esta etapa de intercampañas los candidatos del PRI se han dedicado a recorrer, uno por uno, sus comités seccionales.

La presencia política de Morena se encuentra principalmente en la nube. Es decir, en medios de comunicación y en redes sociales. Carece de estructura electoral en tierra. Ello hace débil su capacidad para concretar el voto. De ahí que los datos de las encuestas pueden ser ilusorios. Es urgente que Morena se ocupe en crear esa estructura que les falta. Luego podrían lamentar no haberlo hecho. El PAS sí cuenta con una buena estructura, y puede ser la gran sorpresa en la disputa por el Senado.