Opinión

La estrategia

GUASAVE

Por: Moisés García

Si va o no a prosperar la iniciativa ciudadana que promueve el Partido Sinaloense que dirige Héctor Melesio Cuen, elevándola al Senado de la República a fin de legislar sobre la revocación de mandato y la segunda vuelta electoral, es un asunto que no se tiene muy claro, a sabiendas de cómo se opera en las cámaras, que nada se mueve, si no es con el consentimiento del presidente de la república.

Sin embargo, el PAS, el benjamín de los partidos en Sinaloa, por lo pronto con el tema, ya gana políticamente, pues al activarlo para recabar las 105 mil firmas que se exigen como primer trámite para darle entrada, establece una dinámica de movilización de su estructura, su militancia y subcomités que le generaría presencia y vigencia de cara a la sociedad.

De hecho lo anterior se visualiza, si nos atenemos a la información que el propio Partido Sinaloense difunde, en cuanto a los resultados del levantamiento de firmas de las que se dijo han recabado hasta hoy, 98 mil en el Estado.

De esa cantidad, el Comité Municipal Guasave, de sus principales reductos y a cuyo frente está Carlos Leyva, ha aportado 14 de los 15 mil que le corresponderían y que en proporción a los otros cuatro municipios grandes, es el que más rápido y mayor número de ciudadanos han rubricado la propuesta.

La bien trazada y talentosa jugada se implica por añadidura la promoción de la figura política de Cuen Ojeda, que abona, por un lado, el crecimiento del PAS y por otro los traslada al escenario nacional con miras al 2016 en Sinaloa, en el que si no le surgen imprevistos y complicaciones jugarán un rol importante en la sucesión de Mario López Valdez.

Habría que decir también que el espíritu de la eventual iniciativa que se presentará al Senado, sobre la revocación del mandato, es un tema que a la sociedad le interesa y agrada.

A los ciudadanos tener en sus manos un procedimiento ágil y expedito para destituir los malos gobiernos de los que estamos llenos en este país -y no es alusión personal- les representa algo que no les daría más gusto que aplicarlo puntual y rigurosamente. Claro faltaría saber si tal cosa les conviene a los "poderes republicanos" y de facto que dominan este país.

Por lo pronto allí está la propuesta con todo y lo que ella política y electoralmente implica para Cuen Ojeda y el PAS.

Suben sus puntos.- A Efraín Ibarra, quien operó como delegado del PRI y a favor del ganador de las elecciones de Comisariado Ejidal de Juan José Ríos, la organización de ese tipo más grande del país, es posible le traiga dividendos para sus aspiraciones de convertirse en el nuevo secretario general de la CNOP.

Y es que la tarea no estaba fácil en esa contienda, si se parte que lo más granado del panismo local trabajaba para hacer ganar al contrincante priista.

Ya lo veremos, porque el adversario a vencer que para lograr la CNOP tiene Ibarra es el empresario José Menchaca López, un activista del tricolor que cuenta con muy buenos asideros.

Hazmerreír.- Los panistas no se cansan de hacer el ridículo; más tardó su dirigente estatal Édgar Burgos Marentes con sus "berrinchitos" contra el gobierno de Mario López Valdez, que sus consejeros decidieran contritos ir de rodillas al "tercer piso" a pedirle perdón.

Para qué pues entonces tanto brinco si el suelo está tan parejo; qué gustarle a esta gente de tan escaso valor político, para decirlo con palabras de su patrón, buscarle "chichis a las culebras".