Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La falta de agua

LOS MOCHIS

El problema de falta de agua se extendió en los últimos días a 43 comunidades de la sierra de Choix, en donde los pobladores sobreviven del vital líquido que les proporciona en pipas el Ayuntamiento.

El sufrimiento de los pobladores por la carencia del agua se agudiza en tanto las temperaturas van en ascenso, el sol quema.

Hasta el momento el fenómeno no ha provocado emigración de los pueblos alteños hacia la cabecera municipal o a los valles, pero no se descarta esa posibilidad en los próximos meses, y más si no llegan "las aguas", la temporada de lluvia.

De hecho, la tempranera sequía ya empezó a hacer estragos en las comunidades porque se han presentado las primeras muertes de vacas por ese fenómeno que, si bien es cíclico, cada año golpea más fuerte por el cambio climático.

Ante esa situación, el alcalde de Choix, Juan Raúl Acosta Salas, dijo que a diario a la población de esas comunidades se les lleva agua en cuatro pipas, lo que les genera 260 mil pesos al mes.

Además, la operación del pozo de agua del pueblo de Arroyo Grande les cuesta 5 mil pesos diarios y 112 mil pesos en energía eléctrica al mes.

Es obvio que al paso que va, el Ayuntamiento de Choix no tendrá capacidad económica dentro de poco tiempo para resolver la necesidad de agua a los pobladores de las 43 comunidades alteñas.

Por eso es importante que el alcalde Juan Raúl Acosta concretice las gestiones ante el Gobierno del Estado y la federación para recibir el apoyo con el fin de dotar de agua a quienes la padecen en su municipio.

De no hacerlo y dejar a la "buena voluntad" de los funcionarios estatales, sería un error que lo pagaría en los meses aciagos de la época de sequía, cuando la presión de los pobladores por el agua no lo dejaría gobernar con mediana tranquilidad.

Se espera que cada uno de los funcionarios de las instancias federales, estatales y municipales cumplan con su responsabilidad en tiempo y forma para evitar las carencias y sufrimiento por el agua de la clase más desprotegida.

No es posible que de nueva cuenta quieran resolver el problema cuando ya lo tienen encima.