Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La fiesta esperada

Por: Jorge Luis Lozano

Mañana arriba el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a Mazatlán. Viene a inaugurar el 43 Tianguis Turístico de México y a relanzar a Mazatlán como uno de los destinos tradicionales rescatados.

El secretario de Turismo federal, Enrique de la Madrid, anunció que habrá buenas noticias para el desarrollo de Mazatlán y ponderó la forma en cómo el destino se ha preparado como anfitrión de la más importante fiesta turística del país.

Eso ha hecho generar expectativas que, en su despedida de Sinaloa, Peña Nieto vaya a anunciar por fin el dragado del puerto que convertiría a Mazatlán en la puerta de entrada al mercado más importante del comercio en América.

Es una deuda que el primer mandatario del país ha mantenido con Mazatlán desde que casi al inicio de su administración prometió una partida importante para el proyecto.

Un anuncio de ese tipo concretaría el Corredor Económico Pacífico Norte en el que están integrados los estados de Sinaloa, Durango, Chihuahua, Tamaulipas y justificaría, al fin, la inversión que se hizo en la construcción de la autopista Mazatlán-Durango.

Otra deuda pendiente que Peña Nieto mantiene con Sinaloa es el Centro Integralmente Planeado (CIP) Teacapán, que durante los últimos seis años se ha mantenido con un presupuesto mínimo, solo para que no se pierda la inversión ya hecha.

Debido que fue un proyecto iniciado por la administración panista de Felipe Calderón Hinojosa, el gobierno de Peña Nieto congeló el plan con el cual Sinaloa ya se veía entrando en los mercados mundiales de turismo con un centro turístico integralmente planeado.

Pero afortunadamente para los industriales locales del turismo, se decidió por priorizar la recuperación de Mazatlán como un destino tradicional recuperado. Mañana inicia la fiesta, y no se descartan las polémicas. 

En esta nota:
  • La fiesta esperada
  • Jorge Lozano
  • Acento