Opinión

La gente del Peje (2)

Por: Manú Dornbierer

Por el 15 de septiembre de un año tan especial, gritemos convencidos ¡QUE REVIVA MÉXICO! Que recupere el honor e inicie por fin un camino en verdad democrático. La meta no será nunca más llenar a lo loco el bolsillo del PRIAN, sino la recuperación e impulso del país al abrir las puertas a todos para un futuro más justo.

La mayoría lleva ambas sangres originales con las que se creó la patria. Para otros, es el país en que nacimos, crecimos, vivimos y queremos aunque tengamos diversos orígenes e incluso otras nacionalidades. El amor a tu tierra es lo primero. No es obstáculo para que también lleves en el corazón a países de tu personal mapa familiar y de la herencia y educación que hayas recibido.

Pero el concepto de patria en este siglo debe estar libre de colonialismos internos o externos. NO al servicio de viejos o nuevos “amos”, en complicidad con políticos traidores y vendidos. El nacionalismo, en otros tiempos exagerado hasta la xenofobia, ha sido estúpidamente denigrado en estos moribundos tiempos neoliberales en que solo el dinero cuenta, “para comerte y robarte mejor”, diría la Caperucita.

El nacionalismo, enemigo del entreguismo presenciado con claridad desde el inicio del salinato en 1988, cuando le robaron la elección a Cuauhtémoc Cárdenas y él no la peleó, es lo que ha impulsado la adhesión a AMLO en lo básico y en lo referente a su gente, alguna cuestionada por la hoy oposición apenas aplastada que robaba elecciones con el aplauso de los acomplejados malinchistas de siempre, arropados en “modernidad global”, en el dinero, en el clasismo, en el racismo, etc.

QUIÉN ES QUIÉN
Otro bastante denostado personaje del triunfante e inminente gobierno de Morena es Manuel Bartlett, designado director de la CFE, Comisión Federal de Electricidad, porque uno de sus méritos fue oponerse a la reforma energética antinacionalista de 2014 que entregó los recursos y servicios como “la luz”. A ojos de muchos este funcionario puede tener defectos y momentos ambiguos en su vida, pero ha sido siempre enemigo de la vergonzosa manía de regalar los recursos naturales de México, como ha venido sucediendo so pretexto de modernidad, insisto, en el neoliberalismo salinista y sus títeres.

Lo prueba su libro “El Petróleo y Pemex, Despojo a la Nación” que intentó detener la privatización del “Petróleo de Todos Los Mexicanos”. La empresa estratégica que mantuvo al país durante décadas, la fortuna de México, fue tostoneada como lo habían planeado George Bush senior y su pupilo Carlos Salinas de Gortari, al cual el PRI, de la mano del PAN, le permitió gobernar 24 años en vez de los 6 previstos constitucionales para tener tiempo de arrancar del alma de los mexicanos el 18 de marzo de 1938, Día de la Expropiación. Como ya se ha recordado en este espacio, así lo confesó con cinismo uno de los estelares esbirros salinistas, “El Angel de la Dependencia Gurría”, frente a grupos de hombres de negocios japoneses. Y se cumplió.

José Ángel Gurría va por su tercer periodo como secretario de la OCDE, en París, premio que recibió del neoliberalismo por sus turbias gestiones como secretario de Relaciones Exteriores de México, de diciembre de 1994 a enero de 1998 y posteriormente como secretario de Hacienda y Crédito Público, de enero de 1998 a diciembre de 2000.

“Respecto a la privatización de la energía eléctrica dice Manuel Bartlett en su libro antes citado: “La iniciativa de Zedillo sobre la reforma eléctrica venía respaldada por una intensa campaña de medios y la presencia en el Senado de un enjambre de representantes de industrias extranjeras apoyadas con el simplismo engañoso de presentaciones en Power Point, acosando a los senadores con las supuestas bondades de la apertura a la inversión privada que en realidad es la entrega del servicio público eléctrico para convertirlo en un negocio privado extranjero . Esta fue una de las promovidas “reformas estructurales”, eufemismo de la privatización . La iniciativa era la transcripción literal del modelo impuesto por el Banco Mundial en toda América Latina. Esta institución y el Fondo Monetario Internacional (FMI) orquestaron toda clase de presiones . Se trataba de forzar la aprobación de la Iniciativa de Reforma”.

¿DEMASIADO APOYO A DE LA MADRID?
En su calidad de secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid Hurtado, el apoyo incondicional a su jefe le hizo absorber a Bartlett todos los desatinos a veces negros ”del presidente gris” hasta con la doblecara DEA promotora de la droga. En lo personal, MMH me trajo frita (desde el edificio de Protexa en construcción entonces hasta balearon mi departamento en un 8º piso, después de robar cuanto pudieron ) por mi amistad y posterior defensa del ingeniero Jorge Díaz Serrano, director de Pemex, al que mandaron a prisión 5 años para que no estorbara en la prevista decisión de desmoronar a la empresa para los fines antes citados , pero igual por haber sido rival De la Madrid cuando López Portillo estaba por decidir quién sería su sucesor.

Conocí a Bartlett por su cercanía con el exilio español y otros comunes “modos de pensar”. Tras el trágico 19 de septiembre de 1985 tuve que pedirle que detuviera una campaña en mi contra detectada por el solidario compañero periodista Toño Mora, en el momento jefe de prensa del desacreditado secretario de Ecología de MMH, arquitecto Guillermo Carrillo Arena. Denuncié su culpabilidad en el derrumbe de hospitales construidos por él con pedazos de varilla en el trágico Centro Médico Siglo XXI. Lo comprobé in situ. Habiendo fenecido mi padre y a punto de casarse mi hija, quería vengarse de mis críticas montando una campaña en mi contra “por ser una cualquiera”. En fin cada quien habla de la feria como la vió y menciono mi experiencia por el cercano aniversario del primer terremoto del 19 de septiembre. La misma fecha en diferentes años. Qué manía de la naturaleza ¿no lo crees así, HARP?

Pero de algo podemos estar seguros: Bartlett lo hará bien en el nuevo puesto.