Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La grandeza sinaloense abate los estragos de la tormenta

Por: Luis Enrique Ramírez

Personas damnificadas. | Javier Padilla/ EL DEBATE

Personas damnificadas. | Javier Padilla/ EL DEBATE

Cierto: la atención de México y del mundo tras las lluvias del 19 y 20 de septiembre se ha centrado en Ahome, el municipio más afectado de Sinaloa. El impacto de la tormenta 19-E en esta zona, a niveles colectivos, no tiene parangón.

Al interior del estado, sin embargo, ningún municipio, entre los diez que sufrieron daños importantes por la catástrofe natural, ha carecido de atención.

Desde el miércoles de la semana pasado, no ha pasado un solo día sin que el gobernador Quirino Ordaz visite (casi siempre acompañado de su esposa, la señora Rosy Fuentes) y experimente en carne propia el drama que enfrentan miles de familias en el norte y centro del estado. El propósito: «Venir y ver directamente, sentir, vivir y escuchar a la gente, porque son muchas necesidades las que tienen», dicho en las propias palabras de Quirino ayer, al ser entrevistado por la prensa durante sus recorridos por áreas devastadas de Culiacán y Navolato, donde supervisó los trabajos de descacharrización, limpieza y fumigación.

NOBLEZA OBLIGA. Dejemos de lado actitudes mezquinas para reconocer cuando un mandatario es capaz de adentrarse en el sufrimiento de los que menos tienen, compartir su dolor y tender una mano de auxilio en el peor momento de sus vidas.

Por fortuna, como lo ha hecho saber el propio gobernador, la ayuda humanitaria no cesa en su flujo, lo mismo de afuera que de adentro del estado: los sinaloenses demostramos, una vez más, que la solidaridad y la compasión forman parte de nuestra genealogía, virtudes que se reflejan en la generosidad con que la gente se ha volcado en ayudar. Lo mismo en labores limpieza de sitios afectados (un botón de muestra: en Las Arenitas, el secretario de Pesca, Sergio Torres, encabezó a familias del sector pesquero que asearon ayer las escuelas de los campos y comunidades donde habitan), que en la donación de víveres y otros artículos de primera necesidad a los centros de acopio. Ayer, por cierto, el Seguro Popular, que dirige a nivel estatal Rosa Elena Millán Bueno, se unió al Sistema DIF estatal al instalar un nuevo centro de acopio en sus oficinas administrativas en Culiacán: avenida Manuel Vallarta s/n col. Sinaloa Centro, donde antes funcionaban los juzgados del estado.

CARLO MARIO: EL GRAN RETO. La pérdida de refrigeradores, colchones, camas y otros muebles, así como enseres domésticos, es la tragedia más extendida a lo largo y ancho de la zona de desastre. 

Desde luego que lo peor fue la pérdida de vidas y la desaparición de personas, que no por ser escasas en número son menos importantes (una sola vida que se va resulta demoledora), pero, como dijo el gobernador, las pérdidas materiales también duelen, porque pegan duro al bolsillo.

He allí la importancia del programa que echan a andar Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Salvador Alvarado, uno de los municipios afectados de los que menos se ha hablado a nivel estatal, pero donde el papel que desempeña el alcalde Carlo Mario Ortiz resulta notable, en la prueba de fuego de su trayectoria como servidor público. Va que vuela Carlo Mario para poder exclamar «prueba superada», pero por ahora, sin buscar reflectores ni mucho menos, se concentra en trabajar y atender a las víctimas del desastre. Hoy, o a más tardar mañana, arranca el programa en mención, que consiste en la entrega de enseres domésticos a las familias damnificadas.

Alrededor de mil viviendas resultaron dañadas en el municipio con cabecera en Guamúchil, y la atención a estas familias es prioritaria para el alcalde, que, modestamente, atribuye todos los logros a «un trabajo en equipo». 

El llamado quirinista ha sido escuchado y es acatado a plenitud: unir a sociedad, productores y gobierno, en este difícil capítulo que nos toca vivir y que sin duda habremos de superar.

En esta nota:
  • Catástrofe natural
  • Ahome
  • Sinaloa
  • Gobernador Quirino Ordaz