publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La guerra que verdaderamente el presidente no puede perder

Si no hay cambios de última hora, el gobierno del presidente Peña Nieto presentará mañana la estrategia contra el secuestro. Es una promesa hecha en diciembre, cuando las cifras de este delito alcanzaban rangos de espanto y vergüenza.

Las cifras oficiales, sin embargo, las que difunde el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), construidas con información de las procuradurías estatales, son rechazadas en general por organizaciones no gubernamentales. El problema, aseguran, es mayor. Mucho mayor.

Por ejemplo, Alto al Secuestro, que dirige Isabel Miranda de Wallace, registraba 2 mil 421 casos a finales de noviembre, contra mil 425 del SNSP. Cerca del doble.

Alto al Secuestro dará a conocer hoy su cifra final del 2013, que evidentemente superará por lejos los mil 695 casos del SNSP. No estamos hablando de una desviación estadística, sino de que los números oficiales pintan una tragedia de 4.6 secuestros al día, contra casi ocho de la organización de la señora Miranda de Wallace, quien ha acusado un "desorden tremendo" de la administración peñanietista en la materia.

Por lo poco que se ha adelantado, el gobierno nombrará a un coordinador de tareas, cuyo objetivo inicial sería poner en orden a policías, procuradurías e, increíblemente, las unidades antisecuestro, como premisa uno para imponerse a los criminales.

Más le vale al presidente y su equipo que la estrategia comience a dar resultados pronto, porque no habrá campaña de propaganda que maquille una tragedia de este tamaño.

Esa sí que es una guerra que no puede perder.