Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La inmortalidad en estatua

MI PUNTO DE VISTA

Pocas figuras deportivas tienen el privilegio de perpetuar su imagen en una estatua. En México resulta poco común que esto suceda.

En el beisbol, por ejemplo, el único caso que conocemos es el de Héctor Espino. El "Supermán" de Chihuahua, ha sido el pelotero más grande en la historia de nuestro país. Toda su vida la escribió con los Naranjeros de Hermosillo, y por ende, merecía que el Gobierno del Estado de Sonora inmortalizara su nombre de dos formas: bautizando el estadio que desde el año pasado murió para la Mex-Pac por la construcción de uno nuevo, y colocando una estatua a las afueras de ese inmueble.

De ahí en fuera no conozco alguna otra. Tal vez sí existan, pero no tengo conocimiento.

Y mire usted que sería además de interesante, un justo reconocimiento a aquél o aquellos deportistas que como Espino dejaron huella en su organización.

Podría citar el caso, por ejemplo, en Culiacán con Nelson Barrera. El extinto campechano ha sido uno de los peloteros históricos con Tomateros de Culiacán, y bien merece que se construya un monumento en lo que será el nuevo estadio de los Guindas.

Cada club tendrá alguien a quien rendirle pleitesía.

Pero en el caso del boxeo, muy recientemente en Panamá se erigió la efigie de Roberto "Manos de Piedra" Durán mediante una estatua que honra a uno de los boxeadores más grandes de ese país.

En Canastota, sede del Salón de la Fama del Boxeo Mundial, me tocó ver dos monumentos que ennoblecen las carreras de dos nativos de tan bello lugar: Carmen Basilio y Billy Backus. Ambos fueron campeones del mundo, y seguro los aficionados de la vieja guardia recordarán al segundo de ellos, en aquel histórico combate contra José Ángel "Mantequilla" Nápoles.

Merced a sus hazañas, fue como el pueblo de Canastota, en el estado de Nuevo York, con la brillante idea de uno de sus habitantes de nombre Edward Brophy y el apoyo de la revista The Ring, optaron por inmortalizarlos erigiendo sus imágenes a la entrada del pueblo. Luego, cuando tuvieron la gran idea de construir ahí el Salón de la Fama, se reubicaron al interior del mismo.

Figura. Lo anterior viene a colación ante el hecho de que un grupo de admiradores de Julio César Chávez quieren inmortalizarlo en Culiacán, mediante una estatua.

El extriple campeón mundial fue exaltado al Salón de la Fama de Canastota en el 2011, pero en ninguna parte del país alguien ha tenido la idea de perpetuarlo con una estatua.

Estas personas tienen varios meses trabajando en este proyecto que quieren aterrizar a la brevedad. Buscan hacerlo este mismo año y pedirán a la autoridad municipal les conceda un espacio donde ubicarla.

Realmente no hay mucho qué pensarlo ni para otorgar el permiso ni para elegir el lugar. Chávez ha sido el boxeador más grande en la historia de nuestro país, y eso es más que suficiente para construirle no una, sino varias estatuas en México. Y del sitio, es más que obvio que sería en el Parque Revolución, donde el "César del Boxeo" hizo su debut profesional.

Desde el año pasado, el Gobierno del Estado tiene el mismo objetivo, pero no se conocen avances, por lo que este grupo de aficionados, encabezados por el doctor Euclides Camacho Gastélum, ya les llevan la delantera.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.