Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La libraron

BAJO LA LUPA

Ser puma no es solo una afición: Es un estilo de vida. Por ello, se siente tan gacho ver la crisis en que diversos actores han sumido al cuadro del Pedregal. Los resultados adversos pueden ser parte de una racha que ataca hasta los equipos de mayor prosapia pero lo que pasa en Universidad, rebasa los límites de la tolerancia y la paciencia.

El problema actual empieza, según mis cuentas, desde que le dieron las gracias al ingeniero Víctor Mahbub. No crea usted que es santo de mi devoción pero justo es reconocer que el tipo tuvo una gestión bastante acertada. De pronto, el consejo universitario decide darle las riendas a otro ingeniero, Jorge Borja, quién ha de ser muy picudo para construir carreteras y puentes pero que de futbol no sabe un rábano.

Además, es un tipo prepotente que cree que solo sus chicharrones truenan y entonces, es muy complicado convencerlo de algo aunque lo tenga frente a sus narices. Todo esto se agrava por las frecuentes dolencias que padece y que le impiden estar más cerca del equipo así como sus múltiples ocupaciones.

En este escenario directriz, se dieron bandazos como el despido de Mario Trejo, vicepresidente deportivo, para traer al símbolo auriazul Alberto García Aspe.

El "beto" fue sacado de la televisora donde fungía como analista para dotar de espíritu al equipo y devolverle el brillo; el problema fue que se la jugó con Mario Carrillo y en el pecado, llevó la penitencia.

Finalmente, tras una serie de desaciertos, recontrataron a Mario Trejo y este recomendó a su tocayo de apellido, José Luís, para que se hiciera cargo del timón de los felinos. Ambos habían trabajado juntos en Jaguares de Chiapas, teniendo una temporada histórica que los ubicó como súper líderes del torneo, aunque cayeran en la primera ronda de la liguilla.

Los números del "káiser" al frente de Pumas han sido lamentables, al grado de que en un acto de congruencia y honestidad, el buen Mario, el Trejo directivo, puso su renuncia arriba de la mesa, la cual quedó condicionada al resultado del juego ante los "Delfines" de Ciudad del Carmen dentro de la CopaMx.

Pues resulta que Pumas ganó y de esa manera los tocayos la libraron. No sé hasta que punto hubiera sido mejor perder y tomar, de una vez, cartas en el asunto.

Los Pumas hace rato no sacan un novato interesante y la verdad es que no juegan a nada. Hasta la dinámica que era la divisa del equipo se ha perdido. Tendría que revisarse a conciencia el trabajo de fuerzas básicas y retomar la orientación de la cantera.

Pero antes, es urgente sumar puntos porque de lo contrario, pronto sufrirá con el porcentaje. Ahora, en el río revuelto, Hugo Sánchez "agradece" a la afición que coree su nombre y se dice dispuesto a tomar la batuta.

¡Dios nos agarre confesados!