Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La misma historia

GUASAVE

Guasave.- La escena vista ayer en la escuela primaria general Guillermo Nelson, de Tamazula, retrata el principal rezago que padece el sector educativo en su nivel básico: la falta de refrigeración de las aulas, un servicio que debiera ser básico y contemplado en la asignación anual de presupuesto, ese recurso económico que en más del 90 por ciento se va al pago de nómina, sueldos que curiosamente distintos organismos han calificado y evidenciado como "estratosférica".

La toma de la primaria en la sindicatura arriba citada no es más que un reflejo del hartazgo que existe entre los padres de familia por la desatención que los gobiernos estatal y federal muestran hacia lo más elemental que existe: la educación, pues sin esta todo lo demás se viene abajo.

En un estado en donde la temperatura cada verano rebasa los 44 grados centígrados, generando un clima infernal, es inhumano que al menos el 95 por ciento de las escuelas existentes carezcan de equipos de aire artificial, y muchas de las que sí tienen estos equipos no lo usan porque simplemente no tienen las instalaciones eléctricas adecuadas para ello.

Sin duda la planeación en este y otros temas que tienen que ver con el mejoramiento en infraestructura educativa siguen muy por debajo de una realidad que presumen las autoridades, quienes una y otra vez han dicho que la cobertura en la entidad es del 100 por ciento, pero no detallan las condiciones en que la mayoría de los alumnos de preescolar, primaria y secundaria reciben clases, en aulas deterioradas, con techos que en tiempo de lluvias evidencian el paso del tiempo, muchas veces sin ventanales o sin puerta, con mobiliario obsoleto, incluso sin abanicos.

Partiendo de esta realidad, es entendible el descontento de los padres de los 376 alumnos de la primaria de Tamazula, quienes piden la construcción de una subestación para poder utilizar los aires que ya están instalados en las aulas.