Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La misma receta

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

El Congreso del Estado no se apartó ayer del tratamiento que le ha dado a las cuentas públicas de los ayuntamientos en Sinaloa, ya que las 10 que revisó del segundo semestre de 2013 fueron aprobadas sin discusión pese a encontrar irregularidades en el manejo de los recursos públicos.

Si acaso, por lo burdo del manejo de las finanzas, la cuenta pública de Sinaloa municipio generó los señalamientos de la diputada Flor Esther Gastélum, que puso en evidencia que ahí hubo gastos sin comprobar, facturas apócrifas, obras pagadas y no ejecutadas, entre otras observaciones que dejan mal parado al exalcalde panista Saúl Rubio Valenzuela.

Sin embargo, la cuenta pasó porque los diputados panistas, entre ellos Judith del Rincón, reviraron que en todo caso las 10 cuentas públicas serían rechazadas porque todas tienen observaciones de anomalías. Y como son de administraciones de los diferentes colores partidistas, el asunto se sofocó. Así, con el olor a chantaje, las cuentas públicas de Ahome, Badiraguato, Salvador Alvarado, Cosalá, Elota, Escuinapa, Mocorito, Concordia, Navolato y Sinaloa municipio fueron aprobadas por unanimidad, salvo la de este último que tuvo el voto en contra de la legisladora Flor Esther.

Pero para "taparle el ojo al macho", el diputado local Gómer Monárrez, presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado, salió con que están haciendo historia porque llamaron a los ahora exalcaldes, exsíndicos procuradores y exregidores a que regresen el dinero de los bonos del fin del trienio pasado. A como se ve, con esto quieren echarle tierra al desastre en el manejo de los recursos que hicieron las anteriores administraciones municipales. Se tapan unos con otros. Incluso, la Auditoría Superior del Estado marca la pauta, ya que pese a que encontró anomalías, no recomienda el encausamiento penal contra los presuntos responsables.

Por eso, la impunidad de los servidores públicos sigue galopeando en los municipios.