Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La oriundez, ese factor...

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Además de la oriundez de los aspirantes a la gubernatura de Sinaloa, lo que podría definir la certidumbre del proyecto para cada uno de ellos será, en principio, el trabajo político y proselitista que realicen de cara al electorado, pero sobre todo el interés, recursos y voluntad que apliquen cada uno de los partidos que los postulen.

Sin duda, quien estaría en esa situación de ventaja, según lo establece la historia, sería aquel candidato que elija el Partido Revolucionario Institucional, si partimos del hecho que, siendo Gobierno de la República, tendría mayor capacidad de maniobra en todos los sentidos.

Ahora bien, otro de los factores que finalmente incidirían en el triunfo de cualquiera de los aspirantes que designen, principalmente el PRI y el PAN, si nos atenemos a la ortodoxia política, serán las conveniencias de los variopintos grupos aldeanos con los del centro.

A ningún partido político nacional, que son los que inducen o manejan las decisiones de ese tipo, les estorban los escrúpulos para llegar a acuerdos políticos.

Aun cuando el PRI actualmente es gobierno, no necesariamente beneficiaría a uno de sus militantes en Sinaloa, pues sobrados ejemplos hay de la entrega de plazas a cambio de negociaciones de muy alto nivel, que pueden dar al traste con cualquier proyecto electoral, sea de donde sea nativo, o trátese de cualquier partido.

Desde luego, hablar ahorita de que tal o cual político sinaloense de los que se han subido a la pasarelas públicas para manifestar sus inquietudes en la gubernatura, por el sólo hecho de ser originario, por citar un municipio, de Ahome, tiene más oportunidad que otros que son del centro o del sur, es un ejercicio que obedece a antecedentes históricos.

De aquí a las fechas en que se den las elecciones para gobernador de Sinaloa, pueden pasar muchas cosas y atravesarse no pocas circunstancias, que al final, quizá, ofrezca un resultado tan inesperado como sorpresivo.