Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La peste

SAPIENZA

En 1347 los mongoles asediaron la ciudad Caffa a orillas del Mar Negro, en un intento por recuperar la ciudad que años atrás habían vendido a los genoveses. Infectados por un mal, los soldados mongoles perdieron su ímpetu y en un intento desesperado por ganar, comenzaron a lanzar cadáveres sobre los muros de la ciudad. No lograron su objetivo, pero los cadáveres que estaban infectados, dieron inicio a la más grande plaga que ha azotado a Europa: la peste negra. Un año después, el propio puerto de Génova sufría los estragos de la plaga; en 1349 llegó a Inglaterra, posteriormente a Escandinavia y el Báltico. La plaga afectó, según se cree, a una cuarta parte de los 120 millones de personas que poblaban Europa. Ignorante de qué la causaba, la gente buscaba soluciones divinas e infernales. Al no encontrarlas, buscaron culpables y su enojo lo desquitaron con los judíos, cientos de los cuales fueron masacrados. Deplorables como eran las muertes de tanta gente, los efectos se resintieron en la vida económica del continente. La mortandad por la peste se unió a los estragos causados por la hambruna de años previos debido a inviernos rigurosos, y a los efectos de las guerras que por siempre ha vivido Europa. Guerra, hambruna y enfermedad contribuyeron al descenso de la población europea y a corroer la estructura social. La disminución de la población en muchos lugares se mantuvo en ese nivel, aun después que la epidemia terminara. Ante la escasez de trabajadores, la mano de obra adquirió gran valor y eso empujó a campesinos y artesanos a rebelarse contra las restricciones que se les imponían. Las revueltas se daban por todos lados: Inglaterra, Flandes o Francia. El modelo de propiedad de la tierra comenzó a cambiar y la riqueza, de manera lenta, comenzó a compartirse más ampliamente. Eso fue el principio del fin del feudalismo para conducir a Europa al mundo moderno. Pero también se afectaron otras estructuras. En muchas mujeres hubo un relajamiento moral ante la necesidad de exponer su cuerpo para que se investigara la enfermedad. Así, a causa de la muerte, la peste ayudó a conformar la Europa del mundo moderno.