Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La pobre realidad

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

En tanto en el escenario de la presentación del nuevo modelo de estancias infantiles, la secretaria de Desarrollo Social del gobierno federal, Rosario Robles, presumía avances en el combate a la pobreza, una realidad muy distinta se percibe en muchos sectores de la población sinaloense.

Como ocurre cíclicamente, amén de jactarse de los avances que se tienen para una mejor distribución del presupuesto en zonas marginales, los funcionarios responsables vienen, posan para la foto, hacen declaraciones y regresan a sus cómodas oficinas del Distrito Federal, sin dar mayores soluciones.

Rosario Robles, durante su breve estancia en Culiacán, visitó una guardería y un campo agrícola, seguramente preparada con todos los elementos que le permitieran asumir que, en la lucha contra la desigualdad, ha crecido exponencialmente, pero sobre todo publicitar verdades a medias que se vienen a decir en esos actos, eminentemente políticos, pero ayunos de respuestas efectivas.

Robles Berlanga, de 'pasadita' admitió fallas en el ataque contra el hambre, pero se abstuvo de sincerarse ante los sinaloenses, por lo que ni siquiera le mereció una mención el hecho de que cada vez más, no sólo en Sinaloa, sino en todo el país, resulta mucho muy complicado sobrevivir a más de la mitad de los mexicanos.

Y mientras la señora Robles viene y cuenta que los programas de Sedesol están funcionando a las mil maravillas, la otra verdad se aprecia en los campos agrícolas del estado, donde los jornaleros son sometidos a tareas extenuantes por los largos horarios laborales, a cambio de remuneraciones virtualmente ridículas.

Evidentemente este tipo de recorridos, por cuya premura funcionarios federales, de la talla de Robles, soslayan conocer a fondo la verdadera situación que viven los grupos marginados, y que en Sinaloa no son pocos.