Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La presunción de inocencia en materia fiscal

SOCIEDAD Y DERECHO

Por: Juan Bautista Lizárraga Motta

El derecho fundamental a la presunción de inocencia como regla de trato debe ser entendido como el derecho a recibir la consideración y el trato de no autor o no partícipe en hechos de carácter delictivo o análogos a estos, y determina en tanto no haya una sentencia condenatoria, apoyada en pruebas legales, debidamente fundada y motivada.

El derecho de presunción de inocencia no solo aplica tratándose de procedimientos de naturaleza penal, sino también a cualquier otra presunción que consideren responsable o culpable al justiciable, sin estar fundado y motivado esto en sentencia definitiva.

El artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación dispone un procedimiento para que las autoridades presuman la inexistencia de las operaciones de los contribuyentes falsos, ya sea porque aquellos hayan emitido comprobantes fiscales sin contar con activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirectamente, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan dichos comprobantes o cuando no se localice a dicho obligado al pago de contribuciones.

Asimismo, establece que los terceros que hayan utilizado documentos para soportar una deducción o un acreditamiento tendrán un plazo para demostrar ante la autoridad que efectivamente adquirieron los bienes o recibieron los servicios, o para corregir su situación fiscal a través del procedimiento previsto en el artículo 69-B del CFF ya aludido, haciendo del conocimiento del contribuyente la presunción a la que ha llegado la autoridad con base en la información que obra en su poder, que encuadran en las hipótesis contenidas en aquel ar-tículo.

Ante esta presunción de culpabilidad, la autoridad debe notificar al contribuyente, de conformidad al párrafo segundo del artículo 69-B mencionado, que señala que la comunicación se hará a través de cualquiera de los siguientes tres medios: del buzón tributario, de la página de internet del Servicio de Administración Tributaria, así como del Diario Oficial de la Federación.

Esta primera publicación origina la posibilidad de que el contribuyente afectado comparezca ante la autoridad con los elementos probatorios a su alcance para desvirtuar aquella determinación de la autoridad.

En consecuencia, al tratarse de una presunción que admite prueba en contrario y que debe fundarse en información objetiva que hace alusión a la falta de capacidad operativa del contribuyente para llevar a cabo las operaciones a las que se refieren los comprobantes fiscales, el artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación no contraviene el principio de presunción de inocencia, en virtud de que no se establecen ni fincan determinaciones definitivas ni se atribuye responsabilidad al gobernado, sino que prevé un llamamiento para que este alegue lo que a su interés convenga y aporte la documentación e información que considere pertinente para desvirtuar los hechos que llevaron a la autoridad a presumir la inexistencia de las operaciones que avalan los comprobantes. Advirtiéndose así, que dicho precepto tiene una finalidad constitucionalmente legítima al buscar dar certeza a la relación tributaria ante el probable indebido cumplimiento del contribuyente de sus obligaciones formales y materiales. Como lo ha sostenido la jurisprudencia emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de rubro: Procedimiento relativo a la presunción de inexistencia de operaciones. El artículo 69-B del código fiscal de la federación que lo prevé, no contraviene el principio de presunción de inocencia.
Como siempre, un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad. ¡Hasta la próxima!