Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La 'realidad'

SURREALISMO CRUDO

Yo quería ver las fotos en bikini de esta Semana Santa, pero las mujeres en mi Facebook no se pusieron tanto las pilas al respecto en esta ocasión. Por otra parte, lo que sí me tocó ver fueron decenas de comentarios de gente que lamentaba el fin de las vacaciones, como si quisieran vivir para siempre en ese maravilloso lugar donde uno puede estar de fiesta continua sin tener que trabajar (yo lo intenté y sólo fue bonito por un rato). Lo curioso fue que estos comentarios compartían la idea común de que regresar a la rutina del trabajo era "volver a la realidad". Esta forma de ver las cosas implicaría que para ellos, lo verdadero en la vida son las obligaciones que uno atiende a pesar de que preferiría no tener que hacerlo. Imagino alguien para quien lo único real es ver cómo va a pagar el recibo de la luz, ir a una oficina de donde tiene prohibido salir si no cumple 8 horas dentro, mostrarse interesado en las pláticas de los suegros, encontrar un plomero honesto, preguntarse si vale la pena seguir casado. Todo lo demás es mentira, sobre todo lo que entra en el campo de las actividades que sí disfruta hacer. Vi comentarios que iban por el estilo de "Lunes, de vuelta a la realidad", y los imaginé producidos por una mente que por alguna razón se niega a considerar que la realidad también incluye vacaciones y, como todo, depende de la forma que cada quién desee asumirlo. Porque esta Semana Santa, las burbujas de la cerveza helada que tronaron al deslizarse por la garganta fueron reales. La arena en la ropa, el mar que tantas personas quisieran ver por primera o última vez en sus vidas, la carne asada, el aguachile que te hace sudar de picoso pero que te lo acabas porque te lo acabas, todo fue parte de la misma realidad. Las buchonas que bailaron banda en el malecón de Altata fueron hermosas y reales, cirugías aparte. Y si una semana de vacaciones como la pasada ocurre cada año, es porque las realidades de muchísimas personas convergen y lo hacen posible, empezando por sincronizar los calendarios de infinidad de empresas. En otras palabras, si no hay trabajo no hay vacaciones ¿de qué se quejan entonces?

[email protected]