Opinión

La rebelión

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 13 de marzo de 1957 José Antonio Echevarría y un grupo de compañeros universitarios asalta las instalaciones de Radio Reloj para informar al pueblo cubano del ajusticiamiento de Fulgencio Batista, llamar al pueblo a una huelga general y a tomar parte en la lucha armada que se realizaría en todo el país. Las palabras de Echevarría, emitidas por Radio Reloj, aún resuenan en el aire cubano: “¡Pueblo de Cuba! En estos momentos acaba de hacer ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio Presidencial, el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuentas. Y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución Cubana ha dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio. Cubanos que me escuchan: acaba de ser eliminado…”

Las palabras del líder estudiantil salieron del aire. Las autoridades habían cortado la transmisión. Echevarría y sus compañeros salieron de la estación de radio y se dirigieron hacia la Universidad de La Habana, sede de la FEU. Antes de llegar fueron interceptados por la policía. Hubo disparos tanto de un bando como del otro. El resultado: más de treinta estudiantes muertos, entre ellos Echavarría. El 20 de abril la policía asesinó brutalmente a cuatro dirigentes más del movimiento, entre ellos Fructuoso Rodríguez, sucesor de Echavarría en la dirección del DR.