Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La reelección

GUASAVE

Guasave.- Desde hace décadas en todos aquellos países donde la democracia ha alcanzado plenitud, sus sistemas políticos son permisivos a la reelección de presidentes de la república, legisladores y alcaldes, si el voto popular así lo establece.

En México, hasta hace apenas cinco meses los partidos lograron superar sus atavismos y aprobaron reformas a la Constitución que modifican el régimen político-electoral para sepultar la emblemática frase de Francisco I. Madero y abrir las puertas al continuismo en cargos públicos.

Es el caso de legisladores federales que podrían repetir a partir del 2015, y en el de los senadores hasta el 2018, mientras que a nivel local la innovación electoral queda supeditada al ajuste de las leyes estatales a fin de homologarlas a las federales.

Alguna vez, a propósito de reelección, hace 40 años, Manuel Félix, a la sazón alcalde de Guasave, planteaba a guisa de comentario público la necesidad de que a los presidentes municipales les dieran oportunidad de competir para un segundo y continuo periodo, adelantándose casi 50 años a los tiempos de la reelección en puestos de representación popular en México.

En ese entonces el asunto no pasó de ser tomado como un absurdo de aquel anecdótico mandatario pueblerino, que igual se confrontaba con el gobernador que enviaba a sus funcionarios a dar de comer a sus mascotas o llevar tortillas a las comilonas a Las Glorias o bien encarcelar a empleados gasolineros porque no le despachaban primero que a los simples mortales.

Razonaba y quizá estaba en lo correcto que "tres años eran muy poquitos para gobernar y que cuando apenas aprendían -los presidentes- a hacer las cosas bien, había que entregar la estafeta. Ahora, eso de que lo hacían bien, es un decir, porque la verdad ha habido cada alcalde que ni estando una eternidad lo hubieran hecho de manera adecuada.

El tema brota y sale a colación por la tempranera declaración de Armando Leyson, coincidentemente yerno de "Pepe Chuy" (qdep), al asegurar que en el puesto que hoy detenta "va a repetir uno de su cuadra".

Pienso, con todo respeto y sin menoscabo de nadie, que, a no ser que dentro del trienio actual, algo que es difícil, se reforme la Constitución y los congresos locales aprueben la reelección de alcaldes y diputados, y el mismo Armando Leyson sea candidato, en realidad en su caballeriza no veo a ningún ejemplar con la suficiente alzada para sucederlo.

En política suele suceder de todo, pero una modificación a la ley en este Congreso para acceder a la reelección, legislativamente sería una aberración, pues definitivamente la harían para beneficio de los diputados actuales convirtiéndose en juez y parte de un proceso que aunque democrático, tendría destinatarios muy específicos. Pero como digo, suele suceder.

En otro tema.- Como se dijo en principio, cuando se conoció el nombramiento de Noel de Jesús Leyva Ibarra, en la Dirección del Instituto Municipal del Deporte, fue quizá la mejor decisión que tomó el alcalde Armando Leyson.

Los eventos deportivos en el escenario de Semana Santa fueron marcados por la magnífica organización que dirigió precisamente Leyva, convirtiéndolos no sólo en un lucido y ordenado espectáculo, sino en un atractivo estímulo por la cuantiosa e inédita bolsa que se repartió entre los participantes que obtuvieron los primeros lugares en los torneos de volibol y futbol playeros.

El joven empresario metido a la función pública enseñó madera y oficio para la actividad política. Ojalá y no se descomponga.