Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La regañada de la madre…

LÍNEAS EXTRAÑAS

"Nuestro hijo anda muy mal, no sé qué le pasa, por más que le digo y le digo que esos amigos que trae no me dan buena espina, no hace caso. Ve tú y habla con él, a ver si a ti sí te hace caso. ¿Otra vez quieres que hable con él? Lo dices como si nunca hablara. ¡Pues no parece que hables, fíjate! Cada día está peor, eres su padre y es lo menos que debes hacer, o dime si no tienes autoridad para llamarle de una vez a Liliana Cárdenas para que venga y ponga orden en esta casa. Lo único que pasa es que no te quieres comprometer a pegarle sus buenas regañadas para que te vean como el bueno del cuento, todo me lo dejas a mí, yo tengo que ser la castigadora, la mala, la cruel... Aquí las cosas tienen que cambiar, tú y yo lo hicimos, tú y yo lo parimos, así es que tú y yo lo tenemos que batallar. Y si no te gusta, agarra tus trapos y te me vas de la casa, que maridos a medias no quiero. Bastante tengo con los de la Coppel, los de Elektra, los vecinos, los compañeros de trabajo y aparte batallar contigo todos los días de todo el año. Que no se te olvide que estamos casados, ¿escuchaste bien?, ca-sa-dos, o sea, que la casa es de dos, y todo lo que hay aquí dentro es de dos. Nomás te la quieres pasar cachetonamente en tu oficina dizque trabajando pero no te haces responsable de lo que pasa aquí en tu casa. ¿Te acuerdas lo que me decías cuando éramos novios? Bien me decía mi madre: Fíjense bien con quién se van a casar, porque los novios sólo quieren enredarlas, y dicho y hecho, me enredaste y aquí estoy aguantando tus irresponsabilidades. Si creen que aquí tienen su sirvienta están muy equivocados, un día de estos se van a levantar, me van a buscar, no me van a encontrar y a ver qué van a hacer... y de una vez te lo digo: mete en cintura a tu hijo. O trabaja o estudia, que en mi casa no quiero vagos. Hasta el miércoles.

[email protected]