Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La salud ambiental, postergada

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Al celebrarse hoy el Día Mundial del Medioambiente, los expertos en el tema convergen en el imperativo de establecer las medidas convenientes y de manera urgente para empezar a contener la degradación del ecosistema que amenaza con llevar al mundo a una catástrofe de consecuencias impredecibles.

Muchos son los factores que inciden en la contaminación de nuestro entorno, contribuyendo en forma acelerada a su descomposición, que más temprano que tarde terminará por afectar dramáticamente la calidad de vida de miles de millones de personas que habitan este planeta.

En Sinaloa, por hablar de lo que consta, no es precisamente su medioambiente sano, puesto que, a fuerza de pretender, en principio elevar la producción agrícola, por ejemplo, que es fuente primordial que mueve la economía, se ha descuidado la sanidad de sus valles, que están siendo severamente dañados por el uso excesivo de los agroquímicos.

Y una cosa lleva a la otra: a infectar nuestros litorales, pues la mayor parte de las descargas residuales agrícolas van a dar a nuestros litorales, generando una contaminación terrible que tiene al punto de la extinción a una importante variedad de especies que, por otro lado, son fuente de alimentación y cuya polución va en detrimento de la salud pública.

Otra causa que evidentemente ha propiciado que el medioambiente en Sinaloa, como también ocurre en otras latitudes del país, resulta ser el desinterés gubernamental por aplicar políticas públicas que ayuden a prevenir los gravísimos daños que se están ocasionando al sistema ecológico.

Es decir, para los especialistas en buena medida la abulia oficial en ese rubro ha permitido que se retrasen las estrategias de remediación que pudieran atenuar los porcentajes de contaminación en Sinaloa.

En esa dirección, los expertos opinan que es sumamente lamentable que el tema para el cuidado del medioambiente, aun cuando es considerado importante, no se le da calidad de urgente, lo que, en obviedad de razones, el avance de la contaminación sea cada vez más agresiva.