Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

La tragedia de Mazatlán es la omisión de sus autoridades

ACENTO

Nadie duda de las enormes potencialidades que la riqueza natural ha provisto a Mazatlán para convertirse en una ciudad bella, más allá del paseo costero. Cuenta con lagunas y esteros cuya belleza subsiste, pese a la depredación de todo tipo y a la polución. La gran tragedia, sin embargo de la riqueza natural de Mazatlán, sin embargo, es la omisión de sus funcionarios, la apatía ciudadana acostumbrada a ver en los esteros y bahías un depósito de basura en potencia y la incapacidad de sus organizaciones para defenderles. Un ejemplo de ello es lo ocurrido en la última lluvia en la playa. Mies y miles de litros de agua pestilente y seguramente contaminada, provenientes de la Laguna El camarón fueron vertidos directamente a las playas. El hedor fue tal, que obligó a la dirección de la Universidad de Occidente a suspender clases. La escena indignante fue captada por grupos de turistas que no daban crédito a lo que se hacía en Mazatlán con las playas que vende en la república y el extranjero como su principal atractivo y por las cuales, ellos habían pagado y mucho, para venir a conocer. Pero cuando EL DEBATE intentó conocer las razones de aquel vertimiento y las medidas que se aplicarían para resolverlos, se encontró con el vacío. Ninguna autoridad, ni municipal, ni estatal ni federal se hicieron responsables de atender el problema. El gerente de la Jumapam, Rigoberto Félix Díaz, sencillamente respondió que ni enterado estaba del caso; la delegada de la Profepa, Maribel Cholet, mencionó que no le competía el caso y ecología apuntó a la Conagua como el responsable de estudiar el caso.