Opinión

La última gira de Peña

Por  Héctor Ponce

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realiza un recorrido por las instalaciones del completo militar El Sauz.(Foto: Ricardo Nevárez / El Debate)

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, realiza un recorrido por las instalaciones del completo militar El Sauz. | Foto: Ricardo Nevárez / El Debate

Enrique Peña Nieto cerró en Culiacán la última gira en territorio nacional como presidente de México, aprovechó para despedirse durante el evento en el que entregó la tercera Brigada de la Policía Militar, El Sauz.

Estuvo acompañado del gobernador Quirino Ordaz Coppel, a quien le refrendó su amistad, así como su cooperación. El mandatario nacional aprovechó para revelar que le ha ganado la mayoría de los juegos de golf.

Por cierto, era en Mazatlán en donde jugaban golf, y en varias ocasiones estuvo descansando el presidente de la República.

“Misión cumplida” dijo Enrique Peña Nieto al agradecerle a los titulares de Sedena y de la Marina su servicio a la patria y su respaldo.

Cabe destacar que la base militar El Sauz, que entregó ayer el presidente, cuenta con 64 edificios con una unidad habitacional, alberca semiolímpica, áreas deportivas y unidad médica. También contará con instalaciones educativas para los hijos de los militares.

En resumen, se podría decir que fue el regalo de despedida a las Fuerzas Armadas de parte del presidente. Otro detalle importante fue la descortesía política del presidente de la Mesa Directiva y la presidenta de la Jucopo del Congreso del Estado. Mala señal, las diferencias políticas no son justificación.

Legislación. Diputados aprobaron la reforma constitucional para eliminar el fuero para el presidente de la República y servidores públicos, pero se mantiene la inmunidad procesal. El siguiente paso es enviarlo al Senado para su ratificación o rechazo.

Fue un total de 469 votos a favor, 3 en contra y seis abstenciones; fue una larga y ríspida sesión en la que se enfrentaron diputados de Morena y el PAN. Se dijeron de todo, como un buen circo para el pueblo.

Aquí es importante señalar que la oposición rechazó aprobar el “paquete” completo, fueron desechados los artículos 38, 11 y 12. Ahora todo está en manos de los senadores.

Sinaloa. En donde desafortunadamente hubo agresiones fue en el Congreso del Estado; un numeroso contingente de miembros de la CNC tomó la tribuna y reventaron la sesión. Desde el ingreso al pleno hubo empujones y enfrentamientos con algunos miembros de seguridad.

Los empujones y jaloneos más duros vinieron cuando los cenecistas tomaron la tribuna y arrebataron el micrófono al presidente de la Mesa Directiva, ahí el diputado del PT Mario González también agredió a campesinos que se manifestaban, de hecho, parecía escolta de su compañero Marco Almaral.

Desde hace tiempo el Congreso de Sinaloa ha dejado de ser un orgullo para los sinaloenses, y se ha convertido en un penoso circo, en donde en la pasada legislatura manifestantes de Somos más de 53 protestaban violentamente y a la vuelta de la siguiente son los miembros de la CNC los que se manifiestan.

Pareciera que les dan una dosis de su propia medicina. Si es así, esta situación no contribuye en nada a los sinaloenses, simplemente denigra más la imagen del Congreso del Estado. Son muy válidas las manifestaciones y protestas, lo que no puede suceder es que haya violencia, agresiones, insultos, jaloneos y empujones.

Ojalá que los sinaloenses lleguen a tener representantes dignos, cuya prioridad sea trabajar por la sociedad, y no dar espectáculos de mala calidad. Falta mucho oficio político en la actual legislatura.

Memoria política. “Toda reforma impuesta por la violencia no corregirá nada el mal: el buen juicio no necesita de la violencia”, León Tolstói.