Opinión

La unión hace la fuerza

MALICIANDO

Por: Martha Alicia González

VÁMONOS MALICIÁNDOLA uniéndonos a los festejos patrios, como la verbena popular en el interior del ricamente adornado por expertos palacio municipal. Asimismo, asistir a la ceremonia del Grito y el desfile. Antes (¡ayyy, cuánto pesa esa palabra, antes! Je, je, je) no me perdía una ceremonia de esa magnitud. A Dios Gracias he estado en las de Río de Janeiro, donde los cariocas se solidarizan con los mexicanos y los turistas, y atienden de maravilla, ji, ji, ji, ji; en el zócalo de la Ciudad de México, en Guadalajara, Culiacán y mi Mazatlán. Y de un tiempo a la fecha, por comodidad (y ve tú a saber si por los años) me gusta estar en casa. Eso sí, acompañada de un buen tequila y unas cheves... ¡Viva México!

TAMBIÉN en el Ángela Peralta se ofrecerá una Gala mexicana con la Camerata Mazatlán, bajo la batuta del maestro Pércival Álvarez, a partir de las 20:00 horas. Estampas nocturnas, de Ponce; Homenaje a García Lorca, de Revueltas; Alejandra, de Mora; La marcha de Zacatecas, Las bicicletas, Cielito lindo, Guadalajara; Danzón número 2, de Márquez, y Huapango, de Moncayo, la fuerza vocal y expresiva del tenor Andrés Carrillo y el virtuosismo de la soprano Penélope Luna impregnarán de brillo el concierto. Provistos de talento vocal y ganas de triunfar, Luna y Carrillo saldrán al escenario dispuesto a dar su mejor actuación. Los boletos están a la venta en la taquilla del teatro Ángela Peralta.

A LA FECHA, Penélope Luna es cantante profesional e imparte clases en la Escuela Superior de Música y Canto. Sus guías y maestros de cabecera son Enrique Patrón de Rueda, reconocido director de orquesta y la brillante mezzosoprano Martha Félix. Con su educada voz logró pasar a la semifinal del Concurso Internacional de Canto Sinaloa 2009, y obtuvo la beca Pepita Serrano con la que participó en programas de perfeccionamiento vocal y audicionó en compañías de ópera de Estados Unidos, entre otros logros.

EL PASADO fin de semana fuimos al teatro Ángela Peralta. A la salida, caminando por la plazuela Machado, vimos con tristeza el problemón que tiene nuestro amigo Alfredo Gómez Rubio, "El Güilo", como de cariño se le conoce, con la enorme laguna que se hace en la esquina, pegadito a su exitoso restaurante, Pedro y Lola. Sin temor a equivocarme, creo que este restaurante es el más afectado cuando se vienen las lluvias, independientemente de los vecinos que por ahí habitan, pues en esa esquina, debido a la alcantarilla enorme, paso de agua o como se le llame, se inunda y queda estancada el agua varios días, y es que es demasiada la basura que se acumula. Esto que les estoy platicando no es novedad. Desgraciadamente, es un problema añejo. Creo que "El Güilo" debe reunirse con los demás restauranteros que habitan en los alrededores y resuelvan este problema, que tanto les afecta. "La unión hace la fuerza", y si todos los establecimientos cooperaran, se resolvería de alguna buena manera, en esto limpiando ese ducto que abarca las calles Constitución y Libertad. Aminoraría la incomodidad que representa a quienes nos gusta estar en el centro histórico... Ese día no se nos antojó estar en esa área, y mejor nos fuimos hasta la otra esquina, a Los Portales, restaurante del Gastón Espino. Muy bueno, por cierto... ¡Ummm, fuera dieta!

NOS VEMOS mañana. Pórtense bien, que en eso estamos... Ciao. MALICIA.