Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La ventaja parece de Mayos

RINCÓN BEISBOLERO

Tablas. Se abrió el martes la XLV serie final de la Liga Mexicana del Pacífico y ya van los dos equipos a Navojoa, cada uno con triunfo en la bolsa. Que si nos preguntan, parece que el cambio de plaza hace que digamos que la ventaja parece de los Mayos de Navojoa, pero no es asunto de percepciones, que lo mejor está por venir.

De entrada, un primer juego en el cual la nota la dieron los Mayos de Navojoa al cometer cinco errores que fueron, entre otros, los factores para que los Naranjeros se agenciaran el triunfo.

No, no fue un juego que agradó del todo por su "pureza". Estuvieron las cuatro doble matanzas ejecutadas por la defensa naranja, el buen pitcheo de Barry Enright durante casi siete entradas, el doblete de Zelous Wheeler en la tercera y el relevo de dos entradas de Jason Urquídez.

Para algunos, unos Mayos "apanicados" de estar en la final. Para otros, los signos del descanso tras haber eliminado a los Águilas de Mexicali en apenas cinco juegos. Las versiones que no pueden faltar para aderezar un duelo titular como este.

Vimos, eso sí, a unos Naranjeros muy en su papel, Como cuadro muy hecho y Enright sabiendo sortear una segunda entrada en la cual, dos sencillos con out parecían amenaza seria.

Pero llegó el martes y…

Tablas. Que si algún antídoto necesitaban los Mayos contra el rival eso fue el pitcheo de Juan Salvador Delgadillo. Poco menos de siete entradas de trabajo cerebral, de mucho colmillo, suficiente para darle sosiego a un roster que el martes se vio ansioso.

Un venenoso slider y un trabajo sistemático a la esquina de afuera hizo posible que desde la loma hubiera mando y comando, que del resto se hizo cargo la ofensiva en las primeras entradas ante el zurdo Édgar Osuna, que para infortunio de los Naranjeros, ese miércoles trajo muy poco en la pelota.

Los jonrones de John Lindsey, Chris Roberson y Luis Fonseca fueron el aderezo que ni los relevos de José Lugo y Zech Zinicola echaron al desperdicio.

Taponeros. La serie final de la LMP ha servido para, por lo menos, hasta ahora, dar por cierto que Matías Carrillo tumbó del puesto de cerrador a Jason Urquídez, el líder de rescates en la temporada regular, lo mismo que Lorenzo Bundy le atinó colocando a José Manuel López como su taponero.

Lo mencionamos porque creemos en los juegos que restan serán clave las entradas finales.

Los Naranjeros le apostarán a la jerarquía ligamayorista de Noel Fernando Salas, mientras que los Mayos se morirán con López. Ya están todos avisados.

Claves. Decíamos y nos sostenemos que en este duelo campeonil el guión no ha cambiado mucho: los Naranjeros necesitan que su abridor los lleve cuando menos al sexto rollo con ventaja; por su parte, los Mayos necesitan quitarse al abridor rival antes de la sexta.

En cualquier alteración de lo anterior vemos que las cosas se decidan para uno u otro lado.

Caribe. Rapidito y con buena letra, los Tigres de Licey se estaban "comiendo" a los Leones del Escogido en Dominicana, como para tener un largo descanso antes de que inicie la Serie del Caribe.

En Puerto Rico, y ante desafortunadamente poca gente en los estadios, Criollos de Caguas se puso adelante 2-1 sobre Mayaguez mientras que en Venezuela, ayer se iniciaba el duelo por el cetro entre los Navegantes de Magallanes y los Caribes de Anzoátegui.

Los futuros rivales del cuadro campeón de la LMP… ¡ah! y Cuba también.

Gazapo. Una entrevista, unas declaraciones, una expresión de Matías Carrillo, unos nombres "etiquetados", un gobernador que se "enganchó", un club que sale al quite y ¡zaz!, la reversa de Matías.

¿Motivos para asombrarse? Nahhhhh…. detalles sempiternos de nuestro beisbol, en donde lo surrealista es costumbrimos.

De todos modos, ya sabemos quién sale como ganador de la comedia de enredos. Cancún bien vale dos boletos de avión.