Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Lanza Axis oferta de compra a Temasek-Ares por Oro Negro y la clave es el valor futuro

TIEMPO DE NEGOCIOS

Está en México el Ministro de Asuntos Exteriores y de Justicia de Singapur, Kasiviswanathn Shanmugam. Se trata de la primera visita oficial que un alto representante de ese gobierno hace al nuestro desde que se establecieron las relaciones diplomáticas, en 1975.

El acontecimiento no es cosa menor para Temasek, el poderoso fondo soberano que capitanea Ho Ching, mismo que tiene fuertes intereses en México. Baste decir que solo en el ámbito bancario acaba de desprenderse de 13.3% en Banco del Bajío y que posee 2% de Banorte.

Pero no solo tuvo y tiene intereses en los grupos de Salvador Oñate y Guillermo Ortiz. También es accionista de la desarrolladora Supratierra, que maneja Víctor Mena, y de Oro Negro, la firma de servicios petroleros que hoy preside el ex director de Pemex, Luis Ramírez Corzo.

Justo dentro de esta última, el influyente fondo que maneja a nivel global activos por unos 200 mil millones de dólares, vive una feroz lucha en pos del control de una compañía que está llamada a ser un jugador relevante en el contexto de la apertura de Pemex a la inversión privada.

Temasek, que representa aquí Lorenzo González Bosco, y el fondo estadounidense Ares, tienen un pleito casado de meses atrás con el board de Oro Negro. Principalmente con su director, Gonzalo Gil White, hijo del ex secretario de Hacienda Francisco Gil Díaz.

Gonzalo Gil, su tío José Antonio Cañedo White y Carlos Williamson, crearon originalmente los vehículos financieros Axis y Navix para financiar con factorajes a proveedores de Pemex. Después, en 2012, arrancaron Oro Negro para lo cual subieron a Temasek y Ares.

Convencieron a los fondos para que aportaran cada uno cerca de 180 millones de dólares, con lo cual la estructura accionaria inicial habría sido cercana a 45% entre Temasek y Ares y el resto del grupo de Gil y Cañedo. Pero los problemas iniciaron hace un año, justo en mayo de 2013.

Entonces el grupo operativo levantó de un CKD (Certificado de Capital de Desarrollo) en la Bolsa Mexicana de Valores con el cual obtuvo básicamente de las afores nuevo financiamiento por alrededor de 200 millones de dólares, lo que vino a trastocar la estructura accionaria original.

Temasek y Ares empezaron a rechazar decisiones corporativas de Gil, como solicitar a la empresa también de Singapur Keppel Fels la construcción de seis nuevas plataformas bajo el supuesto de que Pemex se las asignaría, amén de otras menores relativas a los gastos de operación de la compañía.

Los fondos se sintieron excluidos de los nuevos planes de Oro Negro y de la conducción que Gil White le empezó a dar hace un año con el aparente respaldo de las afores, básicamente las de Banamex que comanda Javier Arrigunaga y Banorte que capitanea Alejandro Valenzuela.

Fue por ello que Temasek y Ares demandaron a principios de año la aplicación de una cláusula del contrato a fin de obligar a los mexicanos a vender su participación, que en la nueva estructura tendrían aproximadamente 20%, más el 35% que ahora poseen las afores.

Temasek y Ares, que tienen como representante en el consejo de Oro Negro al abogado Juan Mijares, pretendían hacer efectiva la cláusula de "arrastre" (tag alone-drag alone) para jalar u obligar a sus socios a venderles su 55%, medida cautelar que fue negada por la juez Edith Alarcón.

Recordará que le informé la semana pasada que el Juzgado Undécimo en Materia Civil del DF desechó la petición de los fondos internacionales, los cuales son asesorados legalmente por el despacho de Javier Quijano y Javier Cortina, quienes preparan ya una apelación.

A su vez Oro Negro es patrocinado por el litigante Jaime Guerra, a quien debe atribuírsele esta primera victoria legal, en la que los mayoritarios demandaron la nulidad de los estatutos. Una posible salida es que los extranjeros acepten una oferta de compra de los mexicanos de Axis.

La propuesta ya está en la mesa, pero lo difícil es determinar un valor real de Oro Negro. Y es que no es lo mismo una compañía con tres plataformas al servicio de Pemex que una que pudiera tener el año próximo cuatro plataformas más en operación para la paraestatal.

Tampoco una empresa que hoy no tiene ninguna sociedad con Pemex, pero que a la vuelta de la famosa Ronda Uno pudiera quedarse con campos para la extracción de petróleo en aguas someras y campos maduros. Ahí está precisamente el valor futuro que pelean Temasek-Ares.

Desencanto II

Sobre esta otra controversia que le platiqué ayer, el del Hotel Encanto de Acapulco, le reporto que afortunadamente prevaleció la cordura y que Salvador Briman y Miguel Angel Aragonés se sentaron a negociar para encontrar una salida pactada. Hay el interés de que por común acuerdo encomienden la operación a un profesional independiente. Briman y Aragonés tienen 50% cada uno de la propiedad y hay gestiones para cualquiera le compre al otro. Nos dicen que el hotel podría reabrir hoy mismo o más tardar mañana. A Briman lo representa el corporativista Luis Cervantes y el penalista Javier Olea. A Aragonés el litigante Mauricio Villavicencio.

Sale la Cardel

La portuguesa Mota-Engil, que dirige Gonzalo Martins, se perfila para quedarse con la vía Cardel-Poza Rica. Ayer se abrieron las posturas económicas y la firma de Antonio Mota fue la que menos subvención solicitó a la SCT. Hablamos de unos 820 millones de pesos, frente a los cerca de tres mil 400 millones que pedía ICA, la de Bernardo Quintana, que resultó la otra finalista. La carretera va tener aproximadamente 128 kilómetros y va significar una erogación del orden de los cuatro mil 500 millones de pesos. El fallo está programado para el 6 de junio próximo.

Capomo recibe

Y ya que hablamos de Mota-Engil, le adelanto que no le pierda la pista. Los portugueses también tienen proyectos en el ámbito turístico. Se conoce que trabajan la creación de un fideicomiso con el Fonatur de Héctor Gómez Barraza para desarrollar Capomo, un nuevo complejo en el estado de Nayarit. Mota-Engil invertiría alrededor de 200 millones de dólares en un par de hoteles de 500 habitaciones cada uno. El operador pudiera ser la española Meliá, de Gabriel Escarrer, firma que manejaría ahí un tercer resort de su marca de lujo Paradisus.

TAR regulariza

Sobre el caso de TAR, parece que esta misma semana el equipo de Miguel Franco empezó a regular pagos a proveedores y arrendadores de aviones. Sin embargo, un punto que preocupa es el desfalco que dejó Enrique Guerrero, ex director de Grupo Mafra, firma bajo la cual se apalancaba la aerolínea. Trascendió que parte de ese capital fue utilizado en pagos al municipio de Querétaro, donde opera Urbánica, otra compañía ligada a la familia del fundador de TAR y que cuenta con concesiones en más de 15 puentes peatonales que controlan la venta de publicidad estática.

Va Aeroméxico

Monterrey comienza a posicionarse como uno de los principales centros de operación de Aeroméxico, de Eduardo Tricio. La capital de Nuevo León tendrá a partir de ya cinco nuevas frecuencias en rutas nacionales. Dos de ellas son de negocios: Aguascalientes y San Luis Potosí, con la modalidad de ida y vuelta el mismo día, mientras que las tres restantes son de playa: Cancún, Puerto Vallarta y Los Cabos, cuya operación será más de fin de semana. En total serán 56 nuevos vuelos adicionales los que operará Aeroméxico semanalmente desde Monterrey.

[email protected]