Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Las Calenturas

Con la definición del exsecretario de Hacienda José Antonio Meade como candidato único externo a la presidencia de la república, también inicia la batalla en Sinaloa por definir las candidaturas federales y locales.

“Arriba con el grupo de la M”, fue el escueto mensaje de Meade a Sinaloa, en clara referencia a las aspiraciones de Mario Zamora.

Pudiera ser una leve señal de por dónde irán las candidaturas en la entidad.

A Zamora se le considera el posible operador de Meade en Sinaloa, lo que le aseguraría un cargo en el gobierno federal, si es que este llegara a ganar.

Pero está en contra el escándalo de las grabaciones en las que, supuestamente se le escuchaba asesorar a los panistas en la contienda pasada y que casi le cuesta su expulsión del partido.

Aun así, la batalla al interior den PRI por las postulaciones ya está en pleno y no hay diputado que no tenga aspiraciones.

Con todo y el desprestigio que en poco tiempo se han ganado por su labor legislativa al servicio de los intereses de grupo, los legisladores empujan y presionan en el partido por una de las candidaturas.

En el sur de Sinaloa, la diputada mazatleca Irma Tirado Sandoval está con las mayores probabilidades de ser apuntada para una senaduría, o al menos una diputación federal.
 

Elsy López aspira a una curul en la Cámara baja.
En tanto aún no se decide si el PRI avalaría Maribel Chollet o Margarita Villaescusa para una candidatura a la presidencia de Mazatlán, antes de impulsar la reelección de Fernando Pucheta.
La presión es alta y en medio de la lucha de grupos, muchas sorpresas podrían darse, con la seguridad de que el debilitamiento del PAN les permite asumir cualquier decisión por arriesgada que sea.