Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Las ambiciones políticas

Por definición, por necesidad, por lógica y por sentido común, la POLÍTICA es una actividad excelsa y sublime que debe ser dirigida y realizada por los mejores hombres de la sociedad, es decir, hombres rectos, virtuosos, idealistas, incorruptibles, moderados, sensatos y humildes, capaces de entregarse con abnegación indeclinable a la función pública con el único objeto de garantizar el bienestar de la comunidad, superando toda clase de obstáculos que se les opongan.

Cualquiera que no posea tales cualidades, no tiene derecho a participar en POLÍTICA porque esta conduce al ejercicio de autoridad sobre la sociedad, sirviéndole de guía, protección e inspiración para su perfeccionamiento en todos sentidos.

Gobernar y legislar son tareas de consecuencias trascendentales que por ningún motivo pueden ser confiadas a patanes y rufianes ignorantes, vanidosos, egoístas o viciosos, cuya presencia tiene efectos disolventes.

Digo esto porque la degradación de nuestra estructura POLÍTICA nos está imponiendo individuos llenos de AMBICIONES Y APETITOS desordenados, carentes de virtud, de nobleza y de elevados ideales, que no tienen idea de lo que es el patriotismo en ninguna de sus acepciones.

La evidencia de esto es abrumadora, tanto por la realidad que estamos soportando como por la ruindad de las nefastas figuras de los “políticos” que manchan nuestra Historia, que en su momento impulsaron nuestra decadencia.

México merece y necesita la aportación de sus mejores hombres y eso se puede obtener con un nuevo método de selección que elimine severamente el acceso de los AMBICIOSOS y los mediocres.