Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Las cifras no mienten

LOS MOCHIS

Aun cuando las autoridades municipales y estatales aseguran que los llamados "delitos de alto impacto" van a la baja, los delitos patrimoniales siguen a la alza, afectando de manera directa la economía de los sinaloenses. De acuerdo a las cifras que presenta la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en su página web, delitos como el robo a comercio, el robo violento y el robo a casa habitación se han disparado un 300 por ciento en los últimos años.

Incluso, con la presencia de un grupo de investigadores especializado y dedicado para esos delitos, la llamada Unidad Especializada en Delitos Patrimoniales, que fue anunciada en el 2009 con "bombo y platillo" por la PGJE y el gobierno estatal, pareciera que están pintados o que no trabajan, ya que los números no mienten.

Casi saldría más barato que las autoridades estatales compensaran económicamente a las víctimas de los delitos patrimoniales que seguir manteniendo una unidad "especializada", que aunque da resultados, no son los esperados y mucho menos suficientes.

Para muestra un botón, como luego dicen; y las estadísticas oficiales indican que en la década de los noventa, al año se cometían en promedio 100 robos a local comercial abierto al público, mientras que durante el 2013 hubieron 2 mil 255.

No hay que ser matemático o científico para saber a simple vista que el incremento es descomunal.

Se reconoce que los homicidios han bajado en comparación de otros años, el secuestro se sigue manteniendo en cifras mínimas, pero no por eso se van a dejar de lado los delitos que son más fáciles de cometer por los delincuentes y que afectan a más ciudadanos.

Las autoridades deben de replantear las estrategias tanto de seguridad como de reclutar personal, porque muchos de los delitos patrimoniales se evitarían con el simple hecho de que hubiera presencia policial.