Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Las redes sociales

GUASAVE

Es de admitirse que tal vez, una gran parte de las decisiones que ha asumido para conducir el país, el presidente de la república Enrique Peña Nieto no han sido las más correctas, al menos, es la percepción popular, y como dice el clásico, la voz del pueblo, es la voz de Dios.

En el mejor los casos quizá sus actos de autoridad incomoden también a grupos, camarillas de los partidos de oposición, quienes sienten que con el estilo de su gobierno son afectados en los privilegios a los que están acostumbrados.

Por naturaleza, el hombre no puede ni tiene porque ser infalible y en el caso del mandatario de la nación, el de más alto, no es la excepción, por mucha inteligencia, poder y facultades, definitivamente es susceptible a cometer errores.

Es consecuencia por lo tanto que la actuación de cualquier funcionario público invariablemente tendrá que estar en el centro de las críticas, pues no se puede gobernar al gusto de todos.

La disensión civil, política o de cualquier otra clase, es saludable, porque en esa medida, aquel que desde las alturas palaciegas se omnibula su mente y se encierra en el ejercicio del poder autócrata, puede en base a la crítica reflexionar y corregir rumbos, sobre todo cuando el juicio adverso al proceder del gobierno, alcanza grados populares.

Es un deber de los mexicanos cuestionar acciones gubernamentales, cuando en éstas subyacen intereses ajenos al bien del país o que bien se dicten por equivocación y no por mala fe.

Enrique Peña Nieto está a lo mejor cometiendo muchos yerros, por lo tanto su actuar en muy diversos escenarios es severamente enjuiciado por los ciudadanos, principalmente a través de las redes sociales, que han venido a sustituir a las tribunas públicas como periódicos y noticiarios electrónicos, que, con sus honrosas excepciones, no cumplen con su obligación de dar voz a los insatisfechos de los que hay tantos.

En ese sentido, aunque el gobierno federal que ha logrado amordazar en muchas direcciones, la libertad de pensamiento y expresión, no puede escapar a la sentencia de sus gobernados, pues en estos tiempos es imposible aspirar a crear una imagen de impolutez a costa del silencio de los demás y suponemos que los actuales políticos no entienden; tampoco que una unanimidad, a favor o en contra siempre es sospechosa.

Por ello se debe reconocer que las redes sociales juegan uno de los papeles más importantes como correa de transmisión de las inquietudes populares y aun cuando la crítica que le tupen a Peña Nieto a través de los medios digitales, muchas tienen tonos de perversidad y esta ayuna de respeto a la investidura, los hombres del poder tienen que ser tolerantes, porque es preferible el libertinaje de expresión y pensamiento a la sumisión de un pueblo que, como el propio gobierno presume, es democrático.

Ciertamente no pocos de los mensajes y críticas a Peña Nieto, son groseros que degradas más a los infamantes autores que desde el anonimato, pretenden, no que se rectifiquen políticas, sino sólo desprestigiar y calumniar a quien no únicamente por ser un servidor público merece respeto, sino simplemente por ser una persona que tiene la prerrogativa de que se le trate con decencia, aun dentro de los mas acervos, duros y corrosivos señalamientos.

Lando Buzzanca.-Trini Gámez exfuncionario del gobierno de Saúl Rubio pretende competir por la presidencia del Módulo de Riego Petatlán, cuya mitad de asociados siembran en el municipio serrano y sobre los que finca su expectativa de ganar la lucha por la posición, que está en manos del Prieto Vargas. Ya se verá.