Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Les llueve sobre mojado

GUASAVE

Guasave.- La manifestación ayer de más de un centenar de expolicías, ahora jubilados, en las instalaciones de Palacio Municipal para exigir que les cumplan el aumento retroactivo del cuatro por ciento que no han visto en su salario, pone en evidencia la crítica situación financiera por la que atraviesa el gobierno municipal, una administración que a simple vista da la impresión de estar más ocupada en destinar recursos a gastos de lucimiento que a compromisos que resultan una necesidad básica para exempleados como los que ayer protestaron.

Ahí está por ejemplo los 100 mil pesos que la titular de Educación y Cultura afirma se perdieron en los intentos fallidos por traer a una popular intérprete para amenizar los festejos del 419 años de la fundación de Guasave, o la cifra, que por cierto no ha sido revelada, pagaron al grupo El Gran Silencio por aperturar los festejos, una celebración cuyo disfrute y merecimiento del pueblo guasavense nadie discute, pero sí ha sido merecedora de críticas en las redes sociales por destinar un recurso que bien pudo emplearse en resolver otras necesidades en estos momentos de crisis que el propio alcalde ha reconocido en reiteradas ocasiones.

Para quienes ayer se plantaron en el Ayuntamiento surgió la promesa por parte del secretario de la comuna, Felipe de Jesús García Cervantes, de que el pago quedará cubierto a mediados del próximo mes, noticia que la mayoría escuchó con incredulidad, pues no es la primera vez que les dicen algo y no les cumplen.

De cualquier manera, los inconformes están dispuestos a seguir presionando al gobierno municipal de la forma que sea necesaria para lograr que les cumplan con lo que les corresponde, sobre todo porque ese ansiado incremento es necesario en estos momentos en que llevar alimento al hogar es complicado, pues no hay recurso que alcance ante lo caro de la canasta básica.

Es innegable que las protestas en Palacio son cada vez más recurrentes, lo que parece perfilar a esta administración como la de mayores reclamos, hasta ahora.