Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Leyes de Reforma

Por: Marco Antonio Berrelleza

Las Leyes de Reforma, que separaron a la Iglesia del Estado, decretadas por el gobierno de Benito Juárez, tienen sus antecedentes más inmediatos en la ley del 4 de julio de 1822, que ordenó la ocupación, por el gobierno, de las fincas destinadas a las misiones de Filipinas y de los capitales dedicados a obras pías que no hubieran de cumplirse en territorio mexicano.
En 1833, el doctor Valentín Gómez Farías, presidente de México, trató de realizar mediante leyes la Reforma. Sin embargo, la reacción obligó fueran restituidas. Catorce años más tarde, el propio Gómez Farías para allegarse fondos que sirvieran en la lucha contra la agresión de Estados Unidos, decretó la ocupación de los bienes de la Iglesia, lo que trajo como consecuencia la rebelión de los polkos.
En la década de los cincuenta, Ignacio Comonfort expidió una serie de leyes que intervenían, por parte del gobierno, los bienes de la Iglesia, principalmente la Ley Lerdo. Las autoridades eclesiásticas se rebelaron en contra de la Constitución de 1857 y de las leyes reformistas, lo que ocasionó la Guerra de Reforma. En plena guerra el gobierno de Juárez expidió, del 12 de julio de 1859 al 4 de diciembre de 1960, el conjunto más importante de leyes en esta tendencia.
Meses más tarde, el 28 de diciembre de 1859, las leyes del 23 de julio fueron publicadas oficialmente en el puerto de Veracruz.