Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Libertad de prensa ¿la hay?

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Como cada año, hoy 7 de junio, fecha en que se festeja el Día de la Libertad de Expresión, el antiguo, el que inventó José García Valseca para elogiar a los gobiernos en turno, con algunas variantes, se mantiene vigente y precisamente hoy se cumple rigurosamente con el rito.

Ya no es la celebración por supuesto motivo para emitir el adormecedor incienso del halago para los hombres públicos, no al menos de forma abierta o descarada, sino que únicamente cubre el protocolo en el que conviven en medio de una fingida armonía, periodistas y gobernantes.

Con tantos periodistas muertos en este y anteriores sexenios, víctimas unos de la represión para acallar voces críticas, por parte ya del poder, ya de los grupos criminales, en verdad no se puede o mejor dicho no se debe, tomar el 7 de junio como un referente de la libertad de pensamiento.

Mas ocasión sería hoy, particularmente en Sinaloa, para elevar las protestas y exigir justicia para los compañeros caídos por causa de su trabajo profesional y que suman no pocos, todos ellos, los crímenes, cubiertos por el manto de la impunidad y de la indiferencia oficial.

Desde el presídium lleno de funcionarios, ante representantes de los medios de comunicación, la autoridad leerá su discurso de respeto y tolerancia a la libertad de expresión; de su voluntad para aclarar los asesinatos de quienes, por sus críticas, fueron blanco de las balas.

En Sinaloa no es posible hablar de un respeto al libre juego de las ideas y pensamiento, no al menos que el gobierno no aclare y aplique la justicia en contra de aquellos que han cobrado la vida de muchos compañeros por el único pecado de haber dicho su verdad.

Pero si en Sinaloa la intolerancia a la crítica es emblemática, principalmente a partir de este gobierno del Cambio, en otras entidades, como Veracruz, Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, por mencionar los estados más violentos del país, el acecho al periodismo es mucho más grave, curiosamente a partir de que el Partido Revolucionario Institucional regresó al poder.