Opinión

Lista la laguna

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Por: Redacción

Tras varios días con escurrimiento de aguas negras al río Évora debido a la reparación del la Laguna de Oxidación del municipio de Salvador Alvarado, por fin entró en funciones este fin de semana. La exigencia de los habitantes colindantes con el río de detener la fuerte contaminación era evidente y claro está que la presión que se ejerció llevó a agilizar los trabajos de remodelación.

Esta obra que fue tomada como modelo para otros municipios como El Rosario y Mochis, tenía más de 3 años que no se realizaban trabajo, sin embargo la alta calidad con la que fue construida permitió que fuera tomada como ejemplo, debido a que incluso se aprovecha el líquido para riego agrícola, en donde se irriga 200 hectáreas aproximadamente generando cosechas superiores a la media en la zona limítrofe de Salvador Alvarado y Angostura. Lo destacable es que los productos cosechados regados por estas aguas en su momento fueron revisados por el Centro de Investigación de la UAS arrojando resultados favorables.

Con todas estas ventajas fue necesaria la implementación de un importante recurso que permitiera la actividad normal de la planta tratadora de agua, la cual se encontraba con las paredes y compuertas en pésimas condiciones, sin embargo el tiempo en que se tardaron los trabajos fue el mayor reclamo, debido a que no se escatimó el grave daño que se provocaría con la descarga de aguas negras al Río Évora.

Ahora habrá que ver qué estrategias se implementarán para rescatar y acabar con la contaminación generada, como la peste que ha sido insoportable así como la proliferación de moscos y enfermedades de la piel y el estómago entre los habitantes que viven a la orilla del río.