Selecciona tu región
Opinión

Loki, existencialismo y el Female Gaze

LIENZO LUNAR

Por Diana Ornelas

-

Loki (2021) es una serie de seis capítulos dirigida por la cineasta inglesa Kate Herron, para Marvel y la cadena Disney+.

El inicio de la historia nos remonta a un punto de la película de Avengers: Endgame (2019), cuando Loki (Tom Hiddleston) roba el Teseracto —artefacto que contiene la Gema del Espacio—, con el cual logra escapar de ser prisionero de Los Vengadores, desatando con ello una grave alteración en la línea del tiempo.

A raíz de ello, Loki es llevado preso por una organización ultrasecreta: la Autoridad de Variación Temporal (AVT), quienes son los encargados de monitorear en todo momento que “la sagrada línea del tiempo” siga su curso sin ser afectada.

De modo que el escape inesperado de Loki significaba una gran amenaza para el curso de las cosas: él tendrá la opción de ser eliminado del universo por ser una grave “variante” para la línea del tiempo, o ayudar a los agentes de la AVT a resolver el intrincado caso de una variante.

Loki es una serie con tintes existencialistas que desarrolla a un personaje que está en búsquedam de su identidad. El protagonista es una persona egocéntrica, y además un dios, el “Dios del Engaño” como él mismo se llama. Y con ello, cree ser lo más poderoso que hay en el universo. Por esa razón, resulta verdaderamente impresionante ver cómo se encuentra con una abrupta realidad después de todo lo que le muestra la AVT.

Asimismo, la serie habla sobre la estimación del libre albedrío, el poder del conocimiento y el cuestionamiento a las deidades. Y cómo no iban a hacerlo, si la concepción que los personajes tienen sobre el tiempo mismo y las cosas materiales e inmateriales es sorprendente.

Todos estos factores son precisamente los que tendrán a Loki preguntándose quién es él y si realmente es quien creía ser.

Ahora, un tema que ha hecho tener a la serie una presencia enorme en redes sociales las últimas semanas es el Female Gaze. Que, según la audiencia de redes sociales, es aquella “mirada femenina” en la creación de una obra, que se centra en los sentimientos de las personas, lenguaje corporal, empatía y sobre todo en no sexualizar a ningún personaje. Vaya, incluso algunas personas reducen la definición a “tratar a las personas como personas”.

Esto puede ser demasiado resaltable de la serie, pues el arco dramático de Loki se vuelve un coming of age espectacular, ya que tenemos a un personaje que no tiene miedo de mostrar sus emociones, hablar de su sexualidad, enamorarse y atravesar dolor sin canalizarlo en violencia. Una versión muy diferente al Loki de las entregas de Thor y The Avengers.

Leer más: Sesión 2. Anamnesis del padecimiento

Además, en algún punto de la serie conocemos a Sylvie (Sophia Di Martino), un personaje que es presentado con ropa cómoda. No tenemos los clásicos escotes, cuerpos brillantes, ni poses incómodas a las que Marvel nos tiene acostumbrados (as) en sus cintas con los personajes femeninos, y al igual que Loki, su personaje jamás es sexualizado. Loki se encuentra disponible en la plataforma Disney+.

Síguenos en