Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Los Algodoneros introdujeron la banda a la Serie del Caribe

ELENCO POLÍTICO

El reformismo conduce a la restauración, pero en un país como este, enfermo de odios y desigualdades –cada día crece el número de muertos y desaparecidos, la economía se desplomó y aumenta el volumen de desempleados y ciudadanos que se van a la economía informal— enmendar los preceptos legales debe hacerse con la venia de todos, no a espaldas de la mayoría de los mexicanos y tampoco a favor de la clase gobernante y de la empresarial, directamente beneficiada por esa "parchada constitucional".

Se levantan. Por esos detalles, hay sectores de la población, como los productivos, que se disponen dar la batalla para que no los dejen atrás y, si existe el progreso, que los incluyan en él. Uno de esos son los campesinos que para el 3 de mayo preparan un foro en Mazatlán, para analizar la problemática que aqueja al campo y la retorcida visión que de ella tiene el gobierno a quien se le facilita más aplicar medidas de represión a quienes luchan por lograr un buen precio para el producto de su trabajo en el surco, mientras fomenta el descarado robo que de ese esfuerzo hacen los llamados 'coyotes'.

Primero páguese. Para ese foro, al que asistirán los legisladores federales José Luis Ávila Pallares, del PRD, y Martín Heredia Lizárraga, del PAN, también se analizará la reglamentación que permite al gobierno desalojar de sus tierras a los campesinos, sin pagárselas. Uno de esos casos a ventilar en dicha reunión será la de los afectados por la quita de terrenos para la construcción de carreteras en Durango, Nayarit y Sinaloa, a quien la Secretaría de Gobernación durante la semana anterior ofreció dar una resolución para septiembre, sacando de las negociaciones a la SCT, frente a cuyas instalaciones, en México, se plantaron los manifestantes.

Olvidan a AGC. A propósito de las reformas, si en verdad se hacen para perjudicar más al trabajador –al menos la clase pudiente heredera de riquezas más que de nacionalismo ya se enfrenta a los maestros, en lo que puede ser el inicio de una lucha fratricida, verbal, entre ambos —pudieran el proletariado olvidarse de alcanzar alguna otra vez el poder. Entonces, los Alfonso G. Calderón, Juan S. Millán y Jesús Aguilar serían los últimos cetemistas en haber gobernado Sinaloa. Por cierto que hoy se conmemoran 24 años de la muerte de Calderón. La fecha en esta ocasión no alcanzará el relieve de las anteriores, pues eran pocos políticos y "calderonistas" que ayer la recordaban como tampoco se comprometieron a ir al Panteón Civil de Los Mochis a hacer la tradicional guardia en la tumba de uno de los más folklóricos y sabios gobernantes que hemos tenido.

La banda. Si los Algodoneros de Guasave son borrados de la Liga Mexicana del Pacífico, luego de 43 años de competir en ese torneo, ello no eliminará de la historia que fue la primera representación sinaloense que introdujo la música de banda en la Serie del Caribe. Fue en 1972, con el único campeonato doméstico ganado por Guasave y "Mister Hit", Miguel Suárez, –como aplaudimos aquel debut en el estadio Quisqueya con el 10-0 que Thor Skcogan le metió a las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana— cuando Los Tamazulas de Guasave hicieron olvidar el monótomo ritmo del merengue. Hasta el presidente Joaquín Balaguer –Malova no fue el primero— bailó con la banda junto con el "Chivero" García y su enorme sombrero. Después, los guasavenses Hermanos Cota siguieron la tradición, animando con su música las siguientes series, hasta hace pocos años.