Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Los corchetes del WLA

EL RINCÓN BEISBOLERO
Avatar del

Por: José Carlos Campos

Repercusión. Hace años que, buscando una mejor fórmula para regular el beisbol de invierno, surgió el primer borrador del ahora conocido Winter League Agreement (Acuerdo con Ligas Invernales), que suscriben como parte interesada las Grandes Ligas. Ya vigente y reformulado, el WLA viene ser canal conductor de mucho de lo que sucede en la pelota de los países integrantes de la Confederación del Caribe.

Que si usted se fija de bien a bien, uno de los impactos más notables del acuerdo es que se ha reducido visiblemente el número de peloteros jóvenes (prospectos), que aparecen sea en Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y México. Que si se dan casos, es porque los clubes de GL lo hacen de manera selectiva y bajo las reglas, que para tal efecto han impuesto.

Partiendo de esa base, debemos considerar que vivimos nuevos escenarios en lo que a beisbol invernal se refiere.

No deja de ser Major League Baseball un gran consorcio que abarca mucho y controla más. Suelta lo que quiere soltar, relaja disposiciones donde desea y le conviene y aprieta donde sabe que le puede doler. Resultado de esto, es que las ligas de la Confederación queden sujetas a lo que desde la oficina del comisionado se disponga.

Sin embargo, el escenario no es tan feo como parece.

Práctica. A la luz del WLA, por ejemplo, un club ligamayoristas puede dar o no dar permiso a uno de sus peloteros jóvenes (norteamericanos o nativos), sea por su valor en el mercado o por su falta de experiencia. El "quiero que tomes turnos de bateo", "que aprendas a batear la curva" o "que juegues otra posición", son frases que revelan el interés (que no apoyo) por el beisbol invernal.

Muchas de las medidas vigentes, hoy derivan del creciente número de prospectos dominicanos y venezolanos, asunto que atrajo la atención de MLB para normar y regular más estrictamente la aparición de estos en el invierno. En esta tesitura, digamos que las ligas de Puerto Rico y de México, más esta última, resultaron "víctimas colaterales".

Ya no es tan fácil por ello acceder a permisos por jugadores con quienes, apenas años atrás, no hubiera resultado difícil contar. En ese antes, el pelotero decía "quiero jugar en invierno" y su club ligamayorista poca pega ponía. Hoy, la tarea es mucho más complicada.

Por eso, entre otros detalles, las ligas caribeñas y la de México han tenido que proceder de manera diferente. Vea usted las contrataciones importadas que se hacen, y el perfil prototipo ya no es el del "prospecto que viene a foguearse", como lo fue durante los 70, 80 y parte de los 90. Ahora llegan lo que los clubes de MLB quieren que lleguen.

El impacto de todo lo anterior, afortunadamente, no ha incidido aún en el nivel de espectáculo, hay mérito de ligas y clubes (quitando a Puerto Rico de la ecuación) por saber llevar las cosas y atenerse a los corchetes que pone el WLA.

Con Goliath es mejor llevarla en paz que ponerse a las patadas.

Definición. La serie por el campeonato de la zona Sur de la LMB se reanudó ayer martes con ventaja para los Pericos, tres juegos a dos sobre los Tigres de Quintana Roo, quienes parecían estar contra la pared.

El ganador de esta serie estará enfrentando a partir del sábado 5 a los Diablos Rojos del México, ganadores de la zona norte, y quienes estarán más que descansados luego de casi ocho días de inactividad.

En el prolongado descanso está o el factor o la excusa. Es tema sobre el cual no hay teoría cierta.