Selecciona tu región
Opinión

Los escenarios los tienen los regidores

EL INGENIO

Por El Ingenio

-

Enrededados. Por la forma en que el secretario del Ayuntamiento de Ahome, Juan Fierro, abordó el tema, se infiere que el paso que dieron para apoderarse del relleno sanitario de PASA fue dado al vapor y con la presunción de violar la ley por el apoyo que el alcalde Guillermo “Billy” Chapman ha mostrado hacia el empresario de OP Ecología, César Guevara. El argumento de que se apoderaron del relleno por un acto administrativo natural tras rescindir el contrato con PASA no termina de ser convincente ni para el propio Fierro, que mejor prometió una posterior conferencia de prensa para dar información a detalle, lo que muchos dudan que lo haga. Algunos juristas aseguran que el punto que tiene a Chapman y sus funcionarios contra la pared es que para desalojar a PASA del relleno necesitaban una orden judicial, ya que esta empresa tenía la posesión. Y peor si PASA demuestra que ese terreno les pertenece y no hay una clápsula que estipule que una vez concluida la concesión el terreno pasaría a manos del municipio.

De boca en boca. De nueva cuenta, el alcalde Chapman está de boca en boca entre los ahomenses por su actitud entreguista a la empresa OP Ecología, que hasta relleno sanitario le puso a disposición para que diera el servicio de recolección de basura porque este requisito no lo ha cumplido del contrato que se lo modificó para darle tiempo para que lo haga. De hecho, estuvieron tentados a hacer el relleno sanitario en un terreno que hasta desmontaron, aun cuando no tienen el permiso. Esta es una señal de que no respetan las leyes con tal de cuajar el negocio. Solo falta que Chapman ordene a su tesorera Ana Ayala Leyva que le pague a OP Ecología el destino final de los residuos pese a que no tiene relleno sanitario propio en los lotes señalados en el contrato. Sería el colmo. Y lo que el alcalde prometió de que el servicio iba a mejorar, hasta ayer no se cumplía.

La firma. Quiérase o no, el líder del PAN en Ahome, Ariel Aguilar, hizo que más de alguno alzara la ceja al revelar que la síndica procuradora Angelina Valenzuela firmó el acta en el Comité de Adquisiciones para la compra del sistema de gestión de calidad con un gasto de 4 millones 200 mil pesos a una empresa de Puebla por petición del director de la Unidad de Inversiones, Paúl Corona, y autorizada por el alcalde Chapman. Falta que Valenzuela salga con que la “chamaquearon”, como con el caso de la licitación de las ambulancias que firmó sin darse cuenta qué documentos firmaba. Ya algunos empezaron a fijarse que la compra se hizo en Puebla, tierra del exdelegado de Morena en Sinaloa y diputado federal Ignacio “Nacho” Mier. Qué coincidencia. Por lo pronto, el líder panista jura y perjura que esa compra fue irregular. 

Escenarios. Si pretendía intimidarlos con la denuncia que interpuso en su contra, la tesorera Anaya Ayala se quedó con las ganas. Los regidores Fernando Arce, Gerardo Amado y Ramón López Félix están echados para adelante para exigirle cuentas: tienen el argumento legal para desmantelar su acusación en el Tribunal de Justicia Administrativa, terreno del magistrado Víctor Hugo Pacheco Chávez, amigo del director Jurídico Jonathan Gutiérrez. Una resolución a favor de Ayala comprometería aún más a este y en una segunda instancia es seguro que se le echaría abajo. Los escenarios los tienen los regidores.

Síguenos en